|  

Melissa y Lalo ofrecen lo mejor de Jalpa en ropa y dulces

Se las ha ingeniado para sacar adelante su negocio de ropa típica.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Jalpa dulces
Foto: Rocío Ramírez

JALPA.- Melissa Román es la prueba de que el talento no sirve de nada sino lo pones andar. Por ello, junto a su esposo Lalo ofrecen desde ropa hasta mermelada en su tienda de ropa típica.

Y es que Melissa es la prueba de que en Jalpa existen muchas mujeres muy trabajadoras.

Para muestra, es que ella a sus casi 30 años, junto a su esposo, se las ha ingeniado para sacar adelante su negocio de ropa típica.

Y es que Melissa tiene como fin continuar con una idea de negocio que surgió con su abuelita Margarita Sandoval.

Luego la idea la continuó la mamá de Melissa, doña Lupe Chávez, quien todavía vende ropa, rabanitos y verduras en su puesto dentro el Mercado Morelos.

Aunque, Melissa por su parte, siguió el negocio de la ropa típica en un pequeño local, que con un montón de trabajo y esfuerzo, hoy se ha convertido en una tienda bien grande.

Melissa dice que todo sacrificio tiene su beneficio, pues en sus primeros años, al tomar las riendas del negocio, ella tuvo que hacer varios sacrificios, acudiendo a ferias en Jalpa, Juchipila, Calvillo, Zacatecas.

Así recorrió distintos pueblos y ciudades hizo que la gente se enamorara de sus productos, como la ropa y hasta maquillaje.

Lo anterior, porque hay que dormir en el piso, comer a deshoras, estar lejos de la familia, pero como ella dice, siempre se puede salir adelante.

Tres generaciones de vendedoras

Melissa ha logrado crecer su negocio y hoy tiene muchas sucursales en Calvillo, San José de Gracia, y Juchipila, aunque ésta última la tuvieron que cerrar por la pandemia.

Aunque no ha sido fácil, la jalpense acepta que es comerciante de hueso colorado y es que desde los 15 días de nacida, su mamá se la llevaba a trabajo en el mercado.

Por ello, Melissa está acostumbrada a trabajar muy duro; aunque no lo ha hecho sola, pues su esposo, Lalo, ha sido un gran pilar.

Lo anterior, porque son un matrimonio atómico, ya que él es Licenciado en Administración de Empresas, y con su conocimiento, el negocio ha crecido.

Los dos dicen que lo que más se le vende son los productos en oferta, que están en la entrada, sobre todo blusas bordadas que dan a solo 100 pesos.

Ahí viendo que está baratísima, la raza viene por una blusa y no falta que se lleve alguna otra cosita. Su venta se basa en ropa típica bordada, pero también ofrecen llaveritos, sombreros, cinturones, botas.

Lo que usted pida, desde maquillaje, hasta mermelada de pitaya y dulces de guayaba.

El changarro se expande

Melissa dice que para ella es muy importante impulsar los negocios locales, y por ello tienen productos de artesanos y dulceros del municipio, en este caso los dulces y las mermeladas son de la casa dulcera típica Puro Zacatecas.

Su mejor temporada es diciembre y la temporada de pitayas, la primera porque vienen todos los paisanos y la segunda porque mucha gente viene de otros municipios y estados vecinos a comer pitayas.

Así que ya sabe, si este año si hay feria en Zacatecas, es más que seguro que los paisanos se den una vuelta para orearse luego de tanta pandemia.

Melissa y Lalo comentan que uno de sus sueños es poner una tienda en Fort Worth, Texas, la que ya estaba lista para abrir, pero con la pandemia no lo consiguió. Por ello, esperan volver a retomar el proyecto.

El matrimonio atómico agradece mucho a todas las personas que año con año les buscan y les apoyan con su preferencia, y es que siempre andan buscando ofrecer buenos productos y de calidad a buenos precios.

Y es que esta parejita se las ha arreglado para salir adelante pese a las adversidades, pues en la pandemia, los cubrebocas han sido una forma de salvar su changarro, y es que hasta vendía 500 cubrebocas en sus sucursales.

Así que ya sabe, si anda dándose una vuelta para Jalpa, aproveche la vuelta para buscar unas lindas prendas, a buen precio, y mamalonas para lucir un modelito.

Don`t copy text!