|  

Edición
Impresa

19 de septiembre

19 de septiembre

En el Cañón de Juchipila se come, se bebe y se disfruta de la vida

Los municipios que forman el Cañón de Juchipila ofrecen tradición y cultura que vale la pena visitar.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Los municipios que forman el cañón ofrecen una gran variedad gastronómica y una calidez humana. / Foto: Rocío Ramírez

JALPA.- El Cañón de Juchipila es la zona que abarca a los municipios de Tabasco, Huanusco, Jalpa, Apozol, Juchipila y Moyahua, lo que hace que sea un sitio digno de visitar.

La belleza de Tabasco

Empezando en Tabasco, se puede encontrar la Presa del Chique, que cada año en temporada de lluvias brinda un extraordinario regalo, porque la presa comienza a verter agua.

En su río se puede ver un espectáculo de la naturaleza, ya que son los hermosos e imponentes árboles que sirven de perímetro al cauce del río porque no se encuentran en cualquier lado.

La Presa del Chique da un gran espectáculo en estas temporadas de lluvia. / Foto: Rocío Ramírez

Uno de los platillos más pedidos en la zona son los taquitos de pescado que venden los lunes, los miércoles y los viernes en el centro de Tabasco.

Y para postre está la nieve de garrafa de Don Toño, un raspado o una rica agua fresca de los comerciantes locales que también son una delicia.

 

El aguachile más famoso de Zacatecas solo en Huanusco

En el pequeño, pero hermoso pueblito de Huanusco, aguardan cosas deliciosas y es hogar de El Álamo, un pequeño restaurante que es hogar de uno de los aguachiles de camarón más famosos del sur del estado.

Los raspados de doña Mary son toda una tradición en Huanusco. / Foto: Rocío Ramírez

Sin dejar de lado los tacos de bistec de Pedro, las flautas de pollo de Doña Elvira y los maravillosos Raspados de Doña Mary.

Además hay una bella iglesia dedicada a San Francisco de Asís, la cual hay que visitar alguna vez cuando se va a Huanusco.

Jalpita, La Bella

El platillo estrella en Jalpa son los tacos que tienen un sabor inigualable. Además ofrece nieves de garrafa, chicharrones de puerco, dulces de guayaba, de leche, camotes, carnitas, tortas, el tradicional menudo de Doña Mary y más.

Los singulares chicharrones de puerco debes de probar alguna vez en Jalpa. / Foto: Rocío Ramírez

Jalpita La Bella, cómo le dicen de cariño, también tiene lugares hermosos para visitar, como el Santuario a la Virgen de Guadalupe, desde donde se puede apreciar una vista espectacular del pueblo.

Además está la Virgen de la Peña, que recientemente fue repintada y ampliada hasta los 34 metros de altura.

En la mera cabecera municipal, también está la Parroquia del Señor de Jalpa y la Plaza Aréchiga, cuyo quiosco es un regalo de Don Emiliano Pilar, un buen arquitecto lírico, que en paz descanse.

La Virgen de la Peña es uno de los lugares más icónicos del sur de Zacatecas. / Foto: Rocío Ramírez

En Jalpita también se pueden encontrar otras delicias como quesos de adobera, nieves de todos los sabores y colores, además de ricos mezcales que se producen localmente de manera artesanal.

Apozol, tierra del tastuán

En Apozol puede disfrutar del bonito Paraíso Caxcán, también existen otros lugares preciosos como la Parroquia de María Magdalena.

Apozol es hogar de los artesanos dedicados a la elaboración de máscaras y monteras de tastuán, cuyo arte lo ha llevado a realizar pequeñas piezas decorativas como llaveros o collares.

Antonio Torres es uno de los artesanos de la máscara del tastoán. / Foto: Rocío Ramírez

Entre su comida típica se encuentran los tacos de bistec de puerco, que ahí se acompañan de nopales, frijoles y otras guarniciones.

Juchipila, lugar de los jambados

En Juchipila es hogar de una de las iglesias más antiguas del Estado, que es la Parroquia de San Francisco de Asís, cuya construcción inició en 1542.

Este pintoresco municipio es hogar de la zona arqueológica Cerro de las Ventanas, la fiesta del Xúchitl, en honor al Dios de las Flores Xochipilli.

Además de que la Feria Regional más importante del cañón lleva su nombre debido a su gran tradición.

Cuando visites Juchipila no olvides probar las gorditas típicas de la región. / Foto: Rocío Ramírez

En cuanto a gastronomía se refiere, Juchipila también tiene lo propio y existe un sitio famoso: “El Callejón de los Jambados”.

Y como su nombre lo indica, es un callejón que se forma entre la parroquia y el Mercado 27 de septiembre, ahí los sabores exquisitos se mezclan con el calor y el grato trato de su gente.

En el Callejón de los Enjambados te vas a enamorar de los olores y sabores. / Foto: Rocío Ramírez

 

El Callejón de los Jambados es hogar de platillos sencillos pero exquisitos, como son las Gorditas estilo Juchipila.

Su elaboración es parecida a los sopes, toman un testal de masa, lo aplastan y lo meten a freír, una vez cocido lo sirven con carne de pierna o lomo de cerdo, rajas de chile poblano o queso fresco.

 

Luego las bañan en salsa de jitomate y las acompañan con picante casero lo que hace que sean una verdadera delicia.

En dicho callejón también se ofrecen otros platillos como menudo, taquitos dorados, tostadas y birria.

Moyahua, hogar de San Santiago

En Moyahua es la tierra del patrón Santiago, el santo a caballo y hogar de la fiesta más emblemática en honor a este santo.

Aquí la fiesta es en el mes de julio, pues desde que inicia el mes comienzan a llegar miles y miles de Moyahuenses, radicados en Estados Unidos, Torreón o Guadalajara.

Y al que miles y miles de personas acuden a visitar por devoción y también para divertirse con los Tastoanes más elegantes del sur del Estado.

Los tastoanes más elegantes son los de Moyahua. | Fotos: Rocío Ramírez.

La famosa fonda Los Burritos de Moyahua, un sitio que no ha cerrado sus puertas desde su inicio de operaciones, y es que ahí se trabaja 24 horas al día los 7 días de la semana.

También es hogar de hermosas guacamayas verdes y una vasta historia, con personajes ilustres como el General Enrique Estrada y pintores famosos como Jesús Meza López.

Moyahua es cuna de un riquísimo, pero en serio riquísimo embutido, como el chorizo, el cual se gana el paladar de todos los que llegan a probarlo.

 

El estado de Zacatecas es vasto en cultura, sabores, tradiciones e historia y el Cañon de Juchipila vale la pena dedicar unos días a disfrutarlo.

Don`t copy text!