|  

Así es la verdadera vida de un rancho ganadero

Milpillas de la Sierra es una comunidad hospitalaria y ganadera en Valparaíso.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

VALPARAÍSO.-  Zacatecas es un estado ganadero y agricultor; dependiendo la región es la actividad económica que se desarrolla, ya que las condiciones climatológicas propician más el desarrollo de una u otra.

Valparaíso, por su parte, es un municipio que se encuentra en la Sierra Madre Occidental por lo que tiene abundante vegetación y posibilidades para ser ganadero.

Pero, ¿Cómo es la vida en un rancho dedicado a la ganadería? Aquí te contamos todo acerca de Milpillas de la Sierra, una comunidad de Valparaíso, 100% ganadera. 

Veneran a la Virgen de Guadalupe. | Foto: Karina Flores.

Milpillas se encuentra en las orillas de Valparaíso, colindando con localidades de Sombrerete, cercano a Jiménez del Teul y Fresnillo.

Es una comunidad que tiene aproximadamente 170 familias, quienes, mayoritariamente, se dedican a la ganadería. 

Está dividido en dos ejidos, Emiliano Zapata, el más grande, y Guadalupe Victoria, de reciente creación y más pequeño.

La vida de ganaderos

Las personas de Milpillas de la Sierra acostumbran levantarse con el sol para ir a ver su ganado, especialmente si es temporada de sequía, entre enero y junio.

Si es temporada de lluvias, la gente usualmente suele acudir a los terrenos de siembra o barbechos para cosechar especialmente avena, ya que es el forraje que se les da a las vacas. Pocas familias siembran otros productos, como calabaza, maíz o frijol.

El rancho es particularmente ganadero.  | Foto: Karina Flores.

Para noviembre, se pueden apreciar las cortadoras, así como las camionetas y trailas cargadas de avena; algunos ganaderos optan por moler la cosecha y empaquetarla en costales, ya que dicen, los animales la aprovechan mejor.

Es un trabajo constante estar atendiendo el ganado; sea la temporada que sea hay que estar al pendiente por si a alguna vaca se le complica el parto; por las mordeduras de serpientes, las cuales abundan en los potreros; además de realizar constantemente los barridos sanitarios contra tuberculosis.

Milpillas
La gente pasea a caballo. | Foto: Facebook.

El día a día

Día a día, las familias cuidan a sus animales; las mujeres llevan a los niños a las escuelas y preparan el lonche para los maridos que se van a trabajar.

Sin embargo, también hay mujeres independientes que suelen hacerse cargo de las labores ganaderas; también andan a caballo, van a ver el ganado, andan sembrando, acarreando y hasta moliendo. 

De igual manera, los hombres también ordeñan y unos cuantos hasta hacen quesos. Lamentablemente, la comunidad dejó de producir quesos, pese a que era reconocida por elaborar estos alimentos.

Les gusta hacer gorditas de cuajada. | Foto: Karina Flores.

Por el quiosco se puede ver a los adultos mayores jugando dominó o cartas, para pasar la tarde.

Los jóvenes paseando por las calles y, recientemente, caminando por el centro para conectarse a la red de Internet. 

Las familias de Milpillas se distinguen por ser amables y hospitalarias, nunca le niegan un espacio ni “un taco” a los visitantes.

Para cualquier ocasión especial y para enviar a los paisanos a Estados Unidos, las familias acostumbran a hacer pan ranchero, gorditas de horno y de cuajada.

Puede ser una imagen de comida, árbol y cielo
Foto: Facebook.

Las festividades

En Milpillas, tanto mujeres como hombres suelen andar a caballo para ir a cuidar el ganado o simplemente para pasear. Tal y como indica el  letrero de bienvenida:

“Milpillas de la Sierra; tierra de charros por tradición y ganaderos de corazón”.

Los milpillenses son amantes de la charrería, por lo que aprovechan cualquier festejo para realizar un coleadero o rodeo, como lo llaman coloquialmente.

Además, cuando hay bodas o quinceañeras, el salón o el domo de la comunidad, suelen adornarse de objetos charros, mientras que todos los que van a las fiestas, entre ellos los novios y las quinceañeras, procuran utilizar atuendos charros.

No se descarta un buen baile con música de banda y, si el recurso es limitado, un tamborazo regional. 

En tiempo de lluvias sus campos enamoran. | Foto: Karina Flores.

Los habitantes aman las peleas de gallos y las carreras de caballos, que no son muy frecuentes, pero, cuando suceden, reúnen a toda la comunidad. 

Y que decir de la máxima fiesta del rancho, la celebración a la Virgen de Guadalupe, el 12 de diciembre. Porque los milpillenses son 100% católicos y fieles a la Virgen. 

Durante la celebración se hace una cabalgata, contratan danzas y todo el día el templo, ubicado en el centro de la comunidad, está lleno de música en honor a la patrona del rancho.

Esto y muchas cosas más tiene Milpillas, si un día gustas ir verás que serás bien recibido por las familias de Milpillas de la Sierra. Quien quita y te organizan un buen baile con tamborazo.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.
Vista desde el cerro de la Santa Cruz. | Foto: Facebook.
Don`t copy text!