|  

Edición
Impresa

19 de enero

19 de enero

Contra compañeros de trabajo envidiosos

Frase del día: El mayor enemigo del conocimiento no es la ignorancia, sino la ilusión del conocimiento.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
DUMBAR-EL-CURANDERO
Si tú también quieres un consejo, escríbenos.

Algunas personas son tan envidiosas que emiten una energía muy negativa.

Estos individuos se sienten muy infelices e inferiores a los demás y creen que no son capaces de brillar con luz propia, por lo que desperdician su tiempo y vitalidad en observar y criticar cómo actúan los otros.

Por nuestra parte podemos prevenir ataques de envidia manteniendo un perfil bajo en la vida cotidiana, sin ser arrogantes ni alardear sobre nuestros logros.

Aun así, siempre habrá personas que puedan enviarnos vibraciones negativas producto de su envidia. Hay que inmunizarse contra ellas y enviarles luz para que eleven su autoestima y seguridad en sí mismas.

Por ello, hasta este ritual puede hacerse de modo preventivo y lo primero que tienes qué hacer para realizarlo es escribir en distintos papelitos los nombres de sus compañeros de trabajo.

Después, en una mesa limpia arma un círculo con 3 velas violetas y 2 blancas, alternando los colores.

Intercala entre las velas los papales con los nombres y, en el centro del círculo, coloca un papel con tu nombre o un objeto de uso personal muy querido, que te represente a ti.

Alrededor de tu nombre forma un círculo de sal gruesa. Toca una campana para iniciar el ritual y enciende una a una las velas de izquierda a derecha, diciendo:

“Poderosos seres de luz

iluminen a mis compañeros.

Ángeles guardianes

protejan mis espaldas

de sus dañinas palabras

disuelvan en sal

toda maldad extraña

que así sea y así es.”

Sostén una Cruz de Caravaca por unos minutos, mientras sigues diciendo:

“Con el poder de la cruz guerrera

se erige un escudo impenetrable

que me protege desde ahora

de norte a sur y de este a oeste

rebotan en él la energía envidiosa

y se transmuta a luz justiciera

que así sea y así es.”

Deja todo en la mesita hasta el día siguiente; luego, quema todos los papelitos juntos para terminar de purificar.

Puede llevar esta Cruz de Caravaca al trabajo, en un bolso, o escondida entre sus ropas para sentirte más protegido.

Don`t copy text!