Estado subsidiador

José Luis Medina Lizalde.
José Luis Medina Lizalde.

El último de enero tuvo lugar una manifestación de aviadores comerciales sindicalizados en contra de la propuesta de reforma que impulsa el presidente para que las líneas aéreas extranjeras puedan ofrecer vuelos comerciales en el interior de la República.

Así como el gobierno federal compraba gran parte de los ejemplares de las revistas “Vuelta”  y Nexos”,  el gobierno de Zacatecas suele comprar boletos de avión por una cantidad mensual a cambio de que las líneas aéreas ofrezcan sus servicios desde y hasta Zacatecas, se subsidia una modalidad de transporte notoriamente insuficiente, muy cara y con escasos puntos de conectividad, siendo esto un lastre para las actividades económicas de la región, dado que la única opción que tienen los potenciales visitantes de distintas partes de la república es el traslado por carretera, pues el tren de pasajeros desapareció con la irresponsable privatización de los ferrocarriles perpetrada por el presidente Zedillo.

El transporte carretero no es atractivo debido a que las carreteras que cruzan el territorio Zacatecano tienen décadas reportadas como de las más inseguras y el deterioro de las mismas es bien sabido.

El último de enero tuvo lugar una manifestación de aviadores comerciales sindicalizados en contra de la propuesta de reforma que impulsa el presidente para que las líneas aéreas extranjeras puedan ofrecer vuelos comerciales en el interior de la República, lo que significa la apertura a la libre competencia de un mercado hasta ahora exclusivo de firmas mexicanas. La iniciativa de ley tiene porvenir debido a que el presidente cuenta con los votos suficientes para sacarla adelante en ambas cámaras.

La protesta de estos aviadores sindicalizados debe incitar la reflexión colectiva de los usuarios de esta modalidad de transporte y desde el propio gobierno de Zacatecas debe visualizarse el innegable impacto para el desarrollo del estado que significaría una conexión aérea geográficamente diversificada, con tarifas accesibles y calidad de servicio sustancialmente mejorado como consecuencia de la ley que estos pilotos rechazan.

La movilidad de pasajeros y de carga es una de las vertientes estratégicas de desarrollo desaprovechadas por los sucesivos gobiernos de Zacatecas, la falta de plan maestro para la entidad nos lleva a la quejumbre crónica sobre el estado material de las insuficientes y precarias  carreteras, junto con eso, la conexión aérea comercial es tan incipiente que en nada contribuye.

Subdesarrollo de compadres

Hay un núcleo de opositores que considera su deber oponerse a todo lo que provenga de la #Cuarta transformación aunque eso implique contradecir postulados enarbolados en el pasado reciente cuando se manifestaban contra los “monopolios” del estado y aplaudían la llegada indiscriminada de inversiones extranjeras, ese núcleo muy cobijado por los medios de comunicación convencionales, promueve el rechazo a la ley de cabotaje oponiéndose al estímulo a la libre competencia que conlleva e invocando un nacionalismo que no muestran ante el saqueo de nuestro oro y plata que realizan las compañías extranjeras.

Es preciso señalar que ese núcleo de perfil conservador desprecia los programas sociales a la gente pobre “en vez de ponerla a trabajar” y nunca cuestiona la transferencia de recursos públicos a bolsillos privados como el de la compra obligada de boletos de avión para que las líneas aéreas “nos hagan el favor”.

El gobierno de Zacatecas ha perforado pozos para riego, dotado de caminos y bordos a influyentes, ha pagado gastos de rodaje de películas y telenovelas para “estimular el turismo”, ha patrocinado a negociantes del deporte cediendo sin contraprestación legítima infraestructura fruto del dinero público, paga por servicios profesionales a pesar de contar con personal para el efecto, hace relaciones públicas pagando “estudios, diagnósticos” “asesorías” de desconocida utilidad y no muy distintas a las conocidas como “estafa maestra”, constituyendo una pesada carga  que hace muy lento el caminar.

Esa forma de operar corresponde a un modo de control político que anula la democracia.

Es clientelismo crónico para consumo de élites, gestor de negocios bajo la sombra del estado que posponen la aparición de hauténtica mentalidad emprendedora, competitiva, innovadora y modernizante visible en otras regiones del país.

Tal mentalidad prevaleciente ha sumergido a Zacatecas en el “subdesarrollo de compadres” que nos impide desplegar las múltiples potencialidades que tenemos.

Alas propias

En los últimos días se ha difundido, como si fuera algo nuevo, de la migración de negocios a la ciudad de Aguascalientes provocada por el ambiente de inseguridad, la realidad de las cosas es que desde hace más de 15 años han abandonado el estado varios empleadores orillados por la inseguridad, pero no es la única razón.

Para romper la inercia se requiere mejorar la conectividad aérea, un plan carretero asociado a parques industriales y “puertos secos” y potenciar las tradiciones productivas del campo.

El sector privado necesita volar con alas propias, haciendo de sus organismos espacios de libre deliberación de los problemas del sector, que elija a sus dirigentes sin intromisión externa y se sume a la demanda de inversión pública federal estratégica sustentada en planes y compromisos concretos.

 

Nos encontramos el lunes en Recreo

@[email protected]




Más noticias


Contenido Patrocinado