|  

Convenzan dando la cara

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
José Luis Medina Lizalde
José Luis Medina Lizalde.

En comunicación política es bien sabido que la no respuesta suele ser contundente respuesta ante un señalamiento procedente de quien no se ha ganado el status de interlocutor, “No cruzo mi espada con quién no ha sido nombrado caballero” dijo soberbio alguna vez Muñoz Ledo cuando se negó a ocuparse de una crítica formulada por un gobernador de Zacatecas, eso es lo que Claudia Anaya no tuvo en mente ante el embate oratorio en el debate de Miriam García, en contraste con la calculada indiferencia a los señalamientos del candidato de D21, sin embargo, no es idéntica la perspectiva del candidato a la del elector, si bien es cierto que los candidatos deciden libremente que contestar y que ignorar según su conveniencia, la ciudadanía que emitirá su voto tiene la necesidad de claridad sobre los señalamientos que cada opción recibe.

Las campañas electorales se orientan a imponer la percepción de que alguien es el puntero, no el mejor, inmersos en la cultura del oportunismo, de apoyo al campeón hasta que pierda, del culto a que viva el rey cuando ha muerto el rey.

Los medios de comunicación no fomentan la conciencia democrática, la cobertura informativa es de un inferior profesionalismo comparada con las de otras épocas con todo y que no eran precisamente equitativas, no se practica la crónica ni la nota de color, tampoco la entrevista de semblanza ni los reportajes que alguna vez añadían interés al desplazamiento territorial en demanda del voto, ahora, con consabidas excepciones, domina el sesgo informativo, el silencio encubridor, la cobertura radicalmente inequitativa y la pérdida de decoro opinativo. El dinero se vierte en dádivas a hurtadillas y se invierte en narrativas de engaño.

El IEEZ asumió el debate desde la perspectiva del debatiente no de la ciudadanía, lo diseñó para la irrelevancia concebido para dar cumplimiento a un ritual burocrático, sin embargo, generó el escenario para que Claudia Anaya y David Monreal den la cara a los cuestionamientos recibidos.

Sin derecho a salirse por la tangente

Claudia Anaya debe explicar al electorado lo concerniente a los recursos gestionados a favor de una asociación civil liderada por su hermana, en su condición de legisladora federal.

Si aspira a gobernar a un pueblo lastimado por gobernantes incapaces de mantener a familiares a debida distancia de lo público debe otorgar certeza de que ya no volveremos a la pesadilla de familiares detentando privilegios como ha sido la tónica en las dos últimas décadas.

David Monreal tiene más fierros en la lumbre, su desempeño documentado como jefe del programa ganadero lo describe abajo de los stándares de eficiencia promedio en la burocracia mexicana.

¿Acaso el candidato le niega el derecho a los zacatecanos de preguntarse respecto a la capacidad mostrada en el desempeño de sus encomiendas públicas?

Quien pretenda gobernar tiene que cumplir el elemental requisito de hacerse responsable de sus actos y omisiones, de otro modo no sirve para estar al frente.

La elección en Zacatecas se cerró, seremos gobernados por Claudia o por David, así lo hizo notar el debate del domingo anterior, poco importa el notable desempeño de Flavio Campos y Javier Valadez, tampoco inciden meritorias trayectorias de Nanis Romo, Lupita Medina y Viviana Lizardo ni la incursión de dos candidatas de acción afirmativa, lo que no justifica la desigual cobertura periodística en perjuicio de siete opciones que en mucho enriquecerían la reflexión colectiva.

Al periodismo profesional le corresponde enfocar las realidades que reporta desde la perspectiva ciudadana, los géneros periodísticos permiten alimentar el juicio ciudadano. Las crónicas de campañas, las entrevistas, las notas y reportajes de factura independiente permiten ver lo que los boletines no traslucen, sin embargo, los medios de comunicación reproducen boletines de campaña, siembran comentarios a pedido, la cobertura de la contienda además de reducida a dos opciones, carece de rigor informativo.

Táctica repudiable

Nadie conoce una explicación de Félix Salgado Macedonio sobre los hechos de violencia sexual que le imputan mujeres con nombre y apellido. La táctica de dejar morir la noticia negativa sirve eficazmente al cuestionado porque la memoria acusatoria se desvanece más pronto que tarde, sin embargo, eso nos expone a otorgar el voto ciudadano a quienes no enfrentan los problemas, que no hablan con verdad, que no reconocen errores, que no saben rectificar.

La inteligencia emocional es más decisiva en el gobernante que el conocimiento enciclopédico, la aptitud para decidir con acierto y oportunidad es vital.

Los zacatecanos elegiremos gobernante para tiempos difíciles, con inseguridad desbocada, con redes de corrupción anidadas en las estructuras públicas, con finanzas públicas colapsadas, con el crimen organizado controlando regiones e instituciones, con la política como refugio laboral y con varios sexenios consecutivos sobre premiando traiciones y oportunismo.

Nos vemos el lunes en Recreo.

Don`t copy text!