|  

El tiempo - Tutiempo.net

El adviento, tiempo oportuno para estar vigilantes en la espera del señor que viene a salvarnos.

El adviento, tiempo oportuno para estar vigilantes en la espera del señor que viene a salvarnos.

Fernando Mario Chávez

   |  1 diciembre, 2019

El adviento, tiempo oportuno para estar vigilantes en la espera del señor que viene a salvarnos.

Hermanos (as): comenzamos hoy simultáneamente el tiempo del adviento y el año litúrgico con el ciclo A. Conviene tener muy en cuenta los valores diversos que encierra este santo tiempo y que aquí apuntaremos en nuestra homilía, para prepararnos a vivirlo como una gracia especialísima y una oportunidad para crecer en la hondura de nuestra fe, en la fortaleza de nuestra esperanza y encender siempre nuestro amor a Jesucristo y a su Iglesia. El adviento cristiano proclama a Nuestro  Señor Jesucristo, como mesías y príncipe de la paz para todos los pueblos de la tierra, con el plan divino de nuestra salvación, en el cual podemos conocer los designios de Dios Padre para bendecirlo y darle siempre nuestra adoración, acción de gracias, pidiéndole perdón de nuestras faltas y pecados y la fuerza para cumplir siempre en esta tierra, su divina voluntad que nos llene de paz, alegría y seguridad individual y comunitaria en el seno de nuestra Iglesia y para el mundo, en el cual se debe desarrollar nuestra existencia bajo la mirada providente y luminosa de nuestro salvador Jesucristo. Entremos pues, al desarrollo doctrinal y litúrgico de nuestra homilía.

Contenidos de fe y doctrina del adviento

Debemos recordar que la palabra “adviento” viene de la lengua latina y pasa al idioma español como “venida”. Según nuestra fe cristiana, esta palabra se refiere a la venida de Jesucristo quien, siendo Dios como Hijo único del Padre, se ha hecho presente en el mundo para salvarlo y liberarlo de las tinieblas del pecado y de las insidias del demonio, padre de la mentira, del engaño y su lucha contra Dios y su plan de salvación. Jesucristo, al encarnarse y ser hombre como nosotros, menos en el pecado, es la fuente de la luz, de la paz y del gozo, restituyéndonos la gracia perdida por las prevaricaciones y acciones malas de los hombres dotados de inteligencia y voluntad, llamados a conocer y amar al Creador, experimentando de esta manera el amor divino que, por voluntad suya salva, libera y llena de paz y gozo al corazón de todos y cada uno de los hombres objeto de ese amor gratuito, grandioso e indefectible. Teniendo todo esto en cuenta, tratemos ahora de entender el adviento del Señor que viene a restituir la gracia perdida por los pecados de la humanidad entendiendo también, que su venida, en sus múltiples manifestaciones, nos deben llenar de esperanza y confianza alegre por la venida del Señor e ir a su encuentro de luz.

La encarnación del Hijo de Dios, fue preparada y anunciada a través del pueblo de Israel para todos los pueblos. Las instituciones de ese pueblo: profetas, sacerdotes, reyes y demás autoridades, en la historia de la salvación, querida y llevada a efecto por Dios, anunciaron desde antiguo la venida del Mesías, el enviado por el Padre eterno, para que, con la sabiduría y el poder del Espíritu Santo, se revelara el poder divino de la salvación, precisamente con el advenimiento de este Mesías, que es Jesucristo, perfecto Dios y perfecto hombre.

Etapas del advenimiento de Cristo

a) La primera se refiere al nacimiento de Cristo en Belén de Judá, con la cual se inaugura su pascua terrena y con la cual establece el Reino de Dios en la tierra. Es su aparición en la humildad y el abajamiento, haciéndose obediente en la proclamación del evangelio y confirmándolo con los milagros que culminan con el gran milagro de su resurrección, después de morir y realizar su sacrificio cruento en el ara de la cruz.

b) La segunda etapa es su “parusía” cuando se manifieste lleno de gloria, poder y majestad para juzgar a vivos y muertos y dar a cada quien premio o condena de acuerdo a las obras buenas o malas que haya hecho en su peregrinar por esta tierra, iluminados por la luz de su gracia y su palabra. Es cumplir lo que rezamos con el Padre Nuestro: “venga tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo”.

c) Y la tercera etapa, se refiere a la venida que Cristo opera cada día con la virtud de gracia y misericordia a través de la atenta y fiel escucha y práctica de su palabra; la frecuencia de la recepción de sus sacramentos y el testimonio de sus mandatos, especialmente el amor a Dios y a los prójimos como la plenitud de la ley en Cristo. Todo esto ejerciendo las obras de misericordia, espirituales y corporales. Y desde luego, participando en la Eucaristía como sacrificio y comunión lo más frecuentemente posible, y sobre todo con las eucaristías dominicales en las cuales el Señor Jesús se nos da como pan y vino, es decir, con su alma, su cuerpo y su divinidad de Hijo de Dios hecho hombre.

Podemos ahora concluir con actitudes prácticas y saludables, que el tiempo del adviento, más que un tiempo limitado a cuatro semanas del calendario litúrgico, sea: una actitud permanente, un estilo y tenor de vida para todos y cada uno de los que nos gloriamos de ser cristianos; un proceso de liberación del pecado y la muerte eterna. Es estar siempre cada día, en marcha hacia el encuentro con Cristo por voluntad de su Padre y nuestro Padre con la efusión vivificante y maravillosa del Espíritu Santo y por todo esto, el encuentro con Cristo, sirviendo a nuestros hermanos y por ello mismo sirviendo y amando al mismo Jesús, con penas, gozos y satisfacciones en el ejercicio de la caridad, alma y vida de los cristianos en la historia terrena y más allá, en el encuentro definitivo y perfecto, en la gloria del cielo.

¡Queridos hermanos y hermanas, que nuestro adviento, que nos prepara para celebrar dignamente y con fruto la Navidad,  sea vida nuestra con Cristo y sus Santos en: nuestras familias, nuestras instituciones formativas y de educación; en el mundo del trabajo y en la vida social y comunitaria bajo la justicia y el amor que Dios quiere que ejercitemos en este valle de lágrimas, hasta llegar a la felicidad eterna del cielo, en el cual nuestro adviento será encuentro con Cristo en la gloria de su Padre!

Fernando Mario Chávez Ruvalcaba

Obispo Emérito de Zacatecas

 

Comentarios

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.