Tomás Méndez vive a través de sus canciones

Fresnillo ha sido semillero de grandes talentos que han trascendido a nivel internacional y nos llena de orgullo que mediante la cultura el nombre de nuestra tierra esté presente en varias partes del mundo.   En esta ocasión quiero hablarles de un ícono de la música vernácula de nuestro país, Tomás Méndez Sosa, quien nace … Leer más

Saúl Monreal, alcalde de Fresnillo. | Foto: Archivo.

Fresnillo ha sido semillero de grandes talentos que han trascendido a nivel internacional y nos llena de orgullo que mediante la cultura el nombre de nuestra tierra esté presente en varias partes del mundo.

 

En esta ocasión quiero hablarles de un ícono de la música vernácula de nuestro país, Tomás Méndez Sosa, quien nace el 25 de julio de 1926 en nuestro Mineral y muere el 19 de junio de 1995 en la Ciudad de México, sin embargo a 27 años de no estar con nosotros, seguimos recordándolo al escuchar sus canciones.

 

¿Quién no conoce Cucurrucurú Paloma? es el tema más exitoso de este músico y compositor, alude al mal de amores y ha sido interpretado en inglés, japonés, alemán, portugués, italiano y francés.

 

“Dicen que por las noches, nomás se le iba en puro tomar, dicen que no dormía, nomás se le iba en puro llorar. Juran que el mismo cielo se estremecía al oír su llanto. Cómo sufrió por ella que hasta en su muerte la fue llamando”.

 

Aparte del dolor, la obra de Tomás Méndez proyecta al típico charro mexicano, la valentía, la traición, la muerte y la naturaleza, prueba de ello Paloma negra, Huapango torero, Las rejas no matan, Gorrioncillo pecho amarrillo, Leña de pirul, Puñalada trapera y Tres días.

 

Sus canciones han sido interpretadas por grandes artistas del género ranchero como: Pedro Infante, Javier Solís, Lola Beltrán, Lucha Villa y Vicente Fernández.

 

Además, escribió temas en honor al lugar que lo vio nacer: Fresnillo lindo, El pueblo en el que nació mi madre, El campanario, El aguacero y El gorrudito de Atocha, dedicada al santo niño que veneramos en Plateros.

 

Tomás Méndez tendrá un lugar muy especial en el Museo de los Hombres Ilustres de Fresnillo del Centro Turístico y Cultural Ágora José González Echeverría (edificio emblemático de 1853), que recientemente fue restaurado con apoyo del Gobierno Federal, a través de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), donde se invirtieron 180 millones de pesos.

 

Los personajes históricos son muy importantes, por eso he pedido a la Dirección de Cultura que en julio organice un coloquio donde difunda la vida y obra de los artistas que hicieron mucho por este municipio.

 

Hace un año, el Consejo Directivo de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM) le otorgó a Tomás Méndez el reconocimiento póstumo Juventino Rosas porque sus creaciones traspasaron fronteras.

 

Al ser un referente de la cultura mexicana en el mundo, Tomás Méndez y sus letras nunca morirán, perdurarán en nosotros los retratos míticos y bravíos recreados en sus canciones, así como ese entusiasmo por la vida y el amor.