|  

Ser humano, sinónimo de espiritualidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Gerardo Luna Tumoine.

He tenido la oportunidad de conocer varias opciones de confesiones, creencias y religiones y todas conducen de manera general a la misma meta. Todas orientan, difunden y practican los valores, los cuales llevan a las personas a expresar su fe de diferentes maneras.

He convivido con Pastores, Obispos, Monjes, Ministros, Gurus, y, me he dado cuenta, que lo único que los hace diferentes es las vestiduras o hábitos, en lo demás son iguales, tienen la misma misión de guiar, orientar y difundir su doctrina.

Cada vez más son las personas que no encuentran cabida en una religión, y creo que es por los métodos que utilizan las mismas, esta situación les hace perder interés ya que no encuentran congruencia en lo que se predica y en lo que se vive. Se han quedado en lo monótono y no han encontrado e implementado estrategias y formas atractivas para asegurar la permanecía o membresía de sus seguidores, recitan formulismos con una pastoral de mantenimiento, que se convierte en cuestión cultural y social.

Un día me preguntó una señora: ¿Cuál es la religión verdadera?, le respondí: en la que usted crea, se sienta feliz y realizada. Para un creyente es importante saber si está en el camino correcto ya que esto es sinónimo de salvación. Otra pregunta frecuente es, ¿Cuál es la religión más antigua?  podríamos responder como en el derecho romano, “priore tempore, priore iure“, el que es primero en tiempo es primero en el derecho. Entonces encontramos que las religiones no se miden por el tiempo, ni por la que más adeptos tengan, sino por la coherencia de los actos de cada individúo.

Los invito a analizar los beneficios de ser espiritual, es decir, meditar, respetar, perdonar para ser feliz, el ser espiritual va más allá de lo religioso. Las personas que cultivan más su espiritualidad están mejor capacitadas para enfrentar sus crisis emocionales, así lo han hecho saber y coinciden líderes religiosos, psicoterapeutas y académicos.

Algunas personas tienen una religiosidad pero no tiene una espiritualidad, he visto en la experiencia que tengo a través de los años que las personas que se sostienen en una creencia es más fácil sobrepasar sus crisis, angustias y duelos, pero la religiosidad, no  es colgarse medallas, e ir a una procesión, asistir a un bautizo, la espiritualidad va más allá de un símbolo.

Ser humanista es ser espiritual, es tener comportamientos virtuosos, como fomentar la generosidad, la tolerancia, la paciencia, la perseverancia, la compasión, el amor y el desapego, liberar el resentimiento y así estar abiertos al desarrollo de la espiritualidad ética y humana.

 

Don`t copy text!