|  

Revalorización del Magisterio

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Víctor Manuel Silva Galaviz.

La titular de la Secretaría de Educación Pública, la maestra Delfina Gómez, difundió un mensaje con motivo del último Consejo Técnico Escolar del actual ciclo escolar 2020- 2021, en la cuenta oficial de YouTube de la SEP.

Su mensaje, en el que entre otras cuestiones señala  “también por instrucciones del presidente de la República se siguió cubriendo el salario y prestaciones del personal educativo durante toda la pandemia”.

El anterior discurso ha despertado descontento en las redes sociales y se ha dado a múltiples interpretaciones.

Sin embargo, lo que deja claro la maestra Delfina es la importancia de agradecer a nuestro presidente por mantener su responsabilidad patronal, esto al cumplir con un principio primario y realizar el  pago correspondiente por un trabajo llevado a cabo.

Si solo fuera el discurso estaríamos escandalizados, pero te comparto datos reales de la revalorización del magisterio:

  • El aumento de 3.9% al salario base y 1.8% a prestaciones, algo así como 19 pesos diarios en promedio; la inflación anualizada es de 3.15%, o sea, en el año de la pandemia, una recuperación ínfima del salario real.
  • El bono extraordinario de 720 pesos prometido hace meses para premiar los esfuerzos de docentes en la pandemia.
  • El nuevo calendario escolar, con 200 días efectivos, casi un mes más largo que el vigente.
  • Las actividades de limpieza y preparación de las escuelas para el regreso a las clases presenciales y/o remotas, incluidas las actividades en el Centro de Aprendizaje Comunitario.

Más las acumuladas antes y durante la pandemia: el pago en UMAs a las jubilaciones, lo que representa una disminución nominal respecto a los salarios mínimos; carga administrativa excesiva, jornada laboral más allá de las horas pagadas; colaboración en tiempo, espacio y recursos con las clases remotas, y de la relación laboral tu valora las siguientes acciones:

  • Multiplicación de contratos de corto plazo con ausencia o reducción de prestaciones de ley.
  • Subcontrataciones y formas laborales no contractuales (becas, estímulos, recompensas).
  • Reducción, congelación y cancelación de plazas.
  • Proliferación y cambios abruptos en las tareas asignadas (clubes, talleres, seguridad escolar, ahora salud).
  • El más reciente: la eliminación de las plazas y la aparición de las vacantes en la legislación secundaria.

¿Y el modelo educativo de la Nueva Escuela Mexicana?

Don`t copy text!