|  

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El próximo domingo 6 de junio se llevará acabo la Jornada Electoral donde se habrá de elegir al próximo Gobernador o Gobernadora de Zacatecas, a los 58 ayuntamientos, los 30 diputados locales y los 4 diputados federales más aquellos que vayan por la vía plurinominal. Dicha elección es la más grande de la historia, según palabras del propio Instituto Nacional Electoral, por el número de cargos a elegir y la importancia que reviste.

Esta elección representa en los hechos la confirmación o rectificación de un proyecto político y de gobierno que encabeza el actual presidente Andrés Manuel López Obrador, si las condiciones le son favorables, el Ejecutivo tendrá un poder Legislativo puesto y dispuesto a atender las prioridades del presidente, no habrá pretexto justificable para que pueda emprender los cambios (para bien o para mal) que tanto ha prometido a los mexicanos, en pocas palabras, se hará de un Congreso a modo.

En cambio, si la oposición logra posicionarse en esta jornada electoral, tendrán ante sí el reto de consolidarse como un verdadero contrapeso que regule el poder del nuevo súper presidencialismo, el triunfo de la oposición tanto en el Congreso de la Unión como en algunos estados emblemáticos pudieran ser las condiciones adecuadas para replantear un papel opositor que sin duda modificaría la escena política por lo menos para los próximos 3 años.

En el caso local, los zacatecanos tenemos 2 posibilidades reales de gobierno, uno encabezado por David Monreal que promete impulsar y a la vez ser apoyado por la política del actual gobierno y de las acciones que representa el partido gobernante MORENA, en su contra pesa 2 derrotas anteriores para el mismo cargo, señalamientos de corrupción como funcionario federal y un apellido que es igual de aborrecido como amado.

Por el otro lado, se encuentra el proyecto del actual régimen estatal, Claudia Anaya que logró posicionarse como la favorita del PRI, PAN y PRD para enfrentar las acciones tan criticadas y cuestionadas del gobierno federal y generar una alternativa de oposición seria ante un candidato tan posicionado electoralmente como su oponente, cuya ventaja resulta ser su principal desventaja, así como el rechazo histórico con el que cargan los 3 partidos que hoy la postulan.

Para los ciudadanos, es el momento de una reflexión profunda, que vaya más allá de apasionamientos de fobias y filias, que supere los rumores y dichos que en entre pasillos y sobre todo en las redes sociales abundan. Los zacatecanos tenemos la obligación de pensar en más a allá que una coyuntura electoral, se trata del futuro político de nuestro estado.

Es la oportunidad de romper con las ambiciones caciquiles de una familia que de ganar esta elección acabarían por perpetuarse por lo menos otros 20 años o bien apostar por alternativas que, aunque están lejos de ser las mejor o deseables pueden dar espacio a expresiones más democráticas y de alternancia al mediano plazo.

Hoy ante la excesiva oferta partidista y la escasa capacidad propositiva de los actores políticos estamos obligados a fijarnos en los perfiles y en considerar los votos diferencias y útiles que sean para el bien de todos, esquemas del voto por una sola opción en todas las boletas solo acabarán por beneficiar a un sistema partidista que poco a aportado a la democracia de nuestro país.

El futuro de nuestro estado depende de nosotros, de nuestra decisión informada y consciente, y no de un actor, una familia o partido que se pretenda hacer con ese papel que es único y exclusivo de una sociedad democrática.

Don`t copy text!