Lo que ha dicho AMLO sobre la pandemia es lo que a él le han dicho - Imagen Zacatecas

  |  

El tiempo - Tutiempo.net



Lo que ha dicho AMLO sobre la pandemia es lo que a él le han dicho

Lo que ha dicho AMLO sobre la pandemia es lo que a él le han dicho

Eduardo Ruiz-Healy

   |  17 marzo, 2021

Eduardo Ruiz-Healy.

No confío en los funcionarios que hoy son dueños de la Secretaría de Salud. Tanto el secretario Jorge Alcocer como su alumno consentido, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, han demostrado ser un par de mentirosos contumaces desde que se reportó el primer caso de Covid-19 en nuestro país, el 28 de febrero del año pasado.

Desde entonces hasta hoy, dijeron, primero, que la nueva enfermedad causada por el coronavirus SARS-CoV-2 no era grave ni peor que una gripa; luego que lo ideal sería que todos nos infectáramos para alcanzar rápidamente la inmunidad de rebaño; después que el presidente Andrés Manuel López Obrador no podía infectarse porque su “fuerza moral” le daba inmunidad. La lista de mentiras y falsas verdades que han salido de la boca de estos dos médicos son interminables y prueba de que, con tal de disfrutar del poder político que les confirió AMLO, traicionaron el juramento hipocrático que hicieron al recibir su título profesional, que en parte dice: “Desempeñaré mi arte con conciencia y dignidad. La salud y la vida del enfermo serán las primeras de mis preocupaciones (…) Mantendré, en todas las medidas de mi medio, el honor y las nobles tradiciones de la profesión médica. Mis colegas serán mis hermanos. No permitiré que entre mi deber y mi enfermo vengan a interponerse consideraciones de religión, de nacionalidad, de raza, partido o clase. Tendré absoluto respeto por la vida humana”.

Han transcurrido 415 días desde que se reportara el primer caso de Covid-19 en México y mañana se cumplirá un año del fallecimiento de la primera víctima fatal del nuevo coronavirus. Durante todo este período, el dúo Alcocer-López-Gatell ha insistido en que la situación está bajo control y que pronto terminará esta crisis sanitaria. Y peor aún, tanto ellos como sus subordinados –que también traicionaron su juramento– con una calma impropia de la situación y restándole importancia a la dimensión de la tragedia que ha enlutado a decenas de miles de hogares, informan cada tarde sobre el número de personas que han muerto por Covid-19 de un día para otro; ayer dijeron que ya son 195 mil 119.

Lo peor del caso es que el secretario y su alumno convencieron desde un principio a AMLO de que la pandemia no representaría un problema grave, que la enfermedad no era de cuidado, que no valía la pena gastar recursos en la adquisición de pruebas que permitieran darle seguimiento al avance del coronavirus, que era mejor dejar que la infección se esparciera hasta alcanzar el 70% de la población, que no era necesario usar cubrebocas, que la sana distancia debía ser de un metro y medio y no de dos metros o más como lo recomiendan la CDC estadounidense o la OMS de Naciones Unidas, que las cifras para México demostraban que la pandemia había afectado menos a nuestro país que a otros, y que la enfermedad dejaría muy pronto de ser un problema.

Lo que a lo largo de la pandemia ha dicho el presidente es lo que a él le han dicho los dos siniestros personajes que tanto admira. Si no, ¿cómo explicarse que se negara a usar un cubrebocas, que afirmara que sus escapularios lo protegían del virus, que la pandemia estaba domada, que la curva estaba aplanada o que invitara a la gente a salir y darse besos y abrazos?

Mientras Alcocer y López-Gatell influyan sobre el presidente, no esperemos ningún cambio en la fallida estrategia contra la pandemia.

Comentarios

Don`t copy text!