El juego limpio y el 2021 - Imagen Zacatecas

  |  

El tiempo - Tutiempo.net



El juego limpio y el 2021

El juego limpio y el 2021

J. Luis Medina Lizalde

   |  10 septiembre, 2020

José Luis Medina Lizalde

José Luis Medina Lizalde.

La posibilidad del juego limpio electoral durante el 2021 depende de la eficacia con la que el presidente de la República amarre las manos de una clase política educada en la búsqueda de poder por la vía de la maniobra y acuerdos oscuros en vez de la vía del buen desempeño y el sustento ético, una porción de Morena y del propio gobierno federal es portadora de esa descomposición moral, suponen que tener sentido práctico equivale a no tener principios, pero el reto mayor será lograr que los gobernadores y presidentes municipales asuman el juego limpio como su responsabilidad ineludible, para ello, es de desear que Santiago Nieto e Irma Eréndira Sandoval sean severos vigilantes tal como deberá serlo la Fiscalía General de la República y muy especialmente, la parte de la misma que tiene la encomienda de perseguir los delitos electorales.

El INE y el Tribunal Electoral junto con sus equivalentes en los estados no generan grandes expectativas, su falta de compromiso con el juego limpio nos hace esperar que sigan actuando zorrunamente, dando de cal y de arena y sirviendo a los tradicionales traficantes de influencias.

La amenaza tecnológica al juego limpio es un desafío que no se debe minimizar, la versión según la cual expertos en informática rudos interfirieron en el resultado de las elecciones a favor de Donald Trump produjo una investigación del más alto nivel, cuyo desenlace final permanece oscuro. Bolsonaro contó a su favor con millones de dólares financiando cuentas falsas a su favor y orquestando guerras sucias contra Lula, su adversario histórico, Facebook recientemente dio a conocer.

La posibilidad de alterar sondeos y resultados electorales es algo que medianos conocedores de la tecnología ponen en práctica, por eso, cuando damos los primeros pasos para recurrir al voto electrónico en las elecciones de este año en Coahuila e Hidalgo, sumados al voto de mexicanos desde el extranjero, implica un reto nada desdeñable.

El tradicional papel del dinero en el proceso será infinitamente menor debido al progreso de los controles del gasto público y a la voluntad política presidencial de vigilar a partir de esos controles, pero también a las nuevas modalidades de campaña que por razones sanitarias cancela las formas más costosas como son las muestras de convocatoria mediante el pago de asistentes a mítines, además, según un reciente informe, la aceleración del uso del Internet se aceleró tres años como consecuencia de la pandemia, circunstancia que reduce el margen de encarecimiento de las campañas, originado en el pago legal e ilegal a medios de comunicación para difusión y para hacer propaganda disfrazada de periodismo: el potencial de redes va en ascenso y será decisivo en el 2021 .

La cultura del fraude

Los pueblos originarios de México mantienen una gran tradición de juego limpio en la toma de decisiones, alejados de las triquiñuelas presentes en la historia electoral, los ejidatarios hasta antes de la ley agraria salinista, ejercieron armónicamente su derecho a votar las decisiones acatando la voluntad mayoritaria en asambleas celebradas el primer domingo de cada mes.

Muchas colectividades gremiales, universitaria y agrupadas en torno a causas específicas viven la experiencia del juego limpio a la hora de tomar las decisiones. La cultura del fraude nace poco después de la restauración de la República, cuando Porfirio Díaz se vale de la trampa y el asesinato para perpetuarse en el poder, lamentablemente, los seguidores de Madero, de Villa (quien se pronunciaba por la pena de muerte al culpable de fraude electoral) y de Zapata perdieron ante las fuerzas del político más hecho a los usos y costumbres del Porfiriato, Venustiano Carranza, que quiso imponer un sucesor sin más mérito que su incondicionalidad y por eso perdió la vida abriéndose una etapa sangrienta de disputa del poder con balas, más que con votos hasta que desde el poder se crea al partido (PNR) destinado a fungir como una dependencia oficial informal y con ello instalando la cultura del fraude.

Despreciar al fraudulento

Para México es decisivo instalar el juego limpio cuando transitamos a poner en práctica los instrumentos de la democracia directa que a pesar de estar plasmados en la Constitución, hasta ahora han sido letra muerta, por esa importancia considero que será muy sano para la Nación encarcelar delincuentes electorales como testimonio de cambio auténtico, en esa dirección, independientemente del partido de nuestra preferencia, considero un deber cívico fortalecer la cultura del repudio al fraude en todas sus modalidades, que el desprecio ciudadano al que no juegue limpio sea un muro de contención de esas prácticas.

Zacatecas va por el rumbo de siempre, con estructuras oficiales partidizadas, promesas de conducción democrática y hechos en sentido contrario.

luismedinalizalde@gmail.com | @luismedinalizal

Comentarios

Don`t copy text!