|  

Edición
Impresa

24 de enero

24 de enero

El Internet es esencial y la CDMX es la ciudad más conectada del mundo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Eduardo Ruiz-Healy.

Estoy conectado al Internet casi todo el día a través de mi PC y de mi celular.

Gracias a esta tecnología me comunico a un muy bajo costo con personas mediante emails, mensajes de texto, chats, audio y videoconferencias. También, utilizando diversas redes sociales, converso vía textos, audios o videos con cientos o miles de mis seguidores.

Debido a la pandemia de COVID-19 tuve que modificar la forma en que trabajaba y lo pude hacer gracias al Internet. Desde marzo del año pasado conduzco mis programas de radio y TV a través de Zoom y utilizando ésta o plataformas similares he dictado conferencias e impartido diversos cursos. Todo desde el estudio que hay en mi casa.

Durante el transcurso del día recibo información de lo que acontece en México y el mundo gracias a las diversas aplicaciones o apps que tanto los medios impresos como electrónicos han desarrollado para ser utilizados en PCs, tabletas y celulares.

El Internet me permite seguir educándome mediante tutoriales en línea, libros electrónicos, audiolibros y un sinfín de materiales de referencia sobre cualquier tema que pueda imaginar.

El Internet ha modificado la forma en que compro productos, contrato servicios y realizo transacciones bancarias. Cada vez son más las facturas que pago en línea. Para adquirir algún producto o servicio, primero comparo precios y luego lo compro o contrato en línea en donde más me conviene.

Viajar hoy es más fácil gracias al Internet. Puedo planear mi viaje, estructurar un itinerario, comprar boletos de avión, tren, autobús o crucero, reservar habitaciones de hoteles y mesas en restaurantes. Todo desde la comodidad de mi hogar. Pobres agentes de viajes…

En lo que al ocio, entretenimiento y actividades lúdicas se refiere, gracias al Internet puedo ver películas y series, escuchar música de todo tipo, viajar virtualmente a incontables destinos alrededor del mundo, visitar museos, monumentos históricos, jugar juegos en solitario o con otros. Las posibilidades son ilimitadas.

Si tuviera que buscar un empleo, también recurriría a algunos de los sitios especializados que hay para ello.

Para mí el Internet es esencial y sin él no podría funcionar adecuadamente; también lo es para la mayoría de las personas y organizaciones públicas y privadas. La tecnología nos transforma, lo queramos o no.

Y hoy el WiFi es la principal tecnología que nos permite ingresar al Internet para conectarnos con familiares, amigos, compañeros de trabajo y el resto del mundo, sobre todo por nuestros celulares, que son los dispositivos que más usamos para ello.

El WiFi no solo nos conecta sino que contribuye al desarrollo económico mundial. Un estudio reciente estima que el valor económico global anual de WiFi alcanzará más de 3 billones de dólares en 2021, y llegará a los 5 billones en 2025. Este valor habrá crecido 150% entre 2018 y 2025.

Los múltiples beneficios del WiFi deberán empezar a notarse en el corto plazo en la CDMX que, con 21 500 puntos de acceso a WiFi público y gratuito, es la ciudad más conectada del mundo, como hace un par de días lo reconocieron el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y la Organización de Regiones Unidas/Foro Global de Asociaciones de Regiones.

Don`t copy text!