|  

El tiempo - Tutiempo.net

Diabetes, los pobres y las mujeres

Diabetes, los pobres y las mujeres

Antonio Sánchez González

   |  13 diciembre, 2019

Diabetes, los pobres y las mujeres

La diabetes puede ser el más infravalorado, mal entendido y tratado de todos los problemas médicos comunes y muchos de los más de 15 millones de mexicanos afectados por ella lo pagan caro con su salud y vida.

Contrariamente a lo que mucha gente piensa, la diabetes no sólo es una enfermedad consistente en el control anormal del azúcar en la sangre causado por la falta de insulina o una respuesta inadecuada a esta hormona crucial.

Más bien, la diabetes es un trastorno crónico y progresivo con efectos potencialmente devastadores en todo el cuerpo. Cuando se controla inadecuadamente, puede herir a muchos sistemas corporales críticos y condiciona consecuencias costosas que interrumpen la vida y, a veces, son mortales. Tanto la diabetes tipo 1 como la de tipo 2, especialmente cuando se tratan mal, pueden dañar el corazón, los riñones, los ojos y los nervios y provocar un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular, insuficiencia renal, ceguera, neuropatía paralizante y amputaciones.

La diabetes no es sólo una enfermedad clínica, es una enfermedad de salud pública multifacética y muy difícil de manejar. Los altos niveles de azúcar en la sangre causan inflamación y dañan los vasos sanguíneos, tanto grandes como pequeños y estos vasos se encuentran en todas partes en el cuerpo, razón por la cual tantos sistemas se ven afectados.

Normalizar el azúcar en la sangre por sí solo no soluciona el problema. La presión arterial alta aumenta el daño provocado por la diabetes en los vasos sanguíneos, el colesterol alto causa inflamación y obstrucciones y el tabaquismo también causa inflamación crónica generalizada.

Sin embargo, diversos estudios científicos de publicación reciente encuentran que al menos tres de cada cuatro personas con diabetes no controlan adecuadamente los cuatro factores principales que aumentan el riesgo de complicaciones graves: glucosa en sangre, presión arterial, colesterol en la sangre y tabaquismo. Además, a pesar de los importantes avances en la prestación de la atención de la diabetes y la disponibilidad de medicamentos más eficaces, el estudio reveló que desde 2005 para la mayoría de los enfermos de diabetes en el mundo occidental, ha habido poca o ninguna mejora en el manejo de la diabetes y su prevención o para retrasar el daño que puede causar.

La mayoría de los expertos en diabetes en el mundo coinciden en que deben reconocerse a las dificultades para acceder a la atención médica como un obstáculo importante para muchos pacientes que necesitan mantener su diabetes bajo control. Es raro el sistema de salud de algún país que le otorga la importancia debida a las evaluaciones dietéticas y el ejercicio de estos enfermos, que pueden reducir la necesidad de medicamentos y, cuando están disponibles, rara vez consisten en alguna entrevista por más tiempo que unos 15 minutos. Más aún, los medicamentos necesarios para estos pacientes a menudo están fuera del alcance financiero de la inmensa mayoría de ellos.

La literatura médica sí demuestra que tener acceso a un sistema sanitario competente es el vínculo más fuerte para recibir atención integral contra la diabetes. Por otra parte, el tratamiento de la diabetes se está encareciendo cada día y los medicamentos más nuevos que controlan el azúcar en la sangre con menos efectos secundarios y propiedades de protección cardiovascular y renal, con un costo mensual promedio que ronda los miles de pesos y, con este escenario, las personas han dejado de ir al médico.

Además de los pobres, las mujeres son tratadas menos agresivamente por colesterol alto, a menudo porque sus médicos asumen incorrectamente que su riesgo de enfermedad cardiovascular es menor que para los hombres: en los hechos, el riesgo de enfermedades cardíacas relacionadas con la diabetes es el mismo para las mujeres que para los hombres. Aparte, en el contexto de la diabetes, los pacientes más jóvenes son más propensos a ser subtratados y los pacientes mayores a menudo reciben demasiada atención y son sobretratados.

Comentarios

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.