|  

Edición
Impresa

26 de septiembre

26 de septiembre

Ante el agravamiento de la pandemia debe posponerse el regreso a clases

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Eduardo Ruiz-Healy.

¿Estamos en la Tercera o Cuarta Ola de la pandemia de COVID-19?

Para responder a esta pregunta es necesario analizar cómo se ha desarrollado la pandemia desde marzo de 2020 a la fecha, de acuerdo con el número de casos confirmados por millón de personas (CCMP).

De 0.01 CCMP el 4 de marzo de 2020 se llegó a 54.47 CCMP el 1 de agosto.

Desde ese punto el número bajó a 31.8 CCMP el 23 de septiembre para luego elevarse a 63.08 CCMP el 9 de octubre.

Nuevamente descendió el número a 33.47 CCMP el 14 de octubre, pero luego empezó a ascender hasta 47.24 CCMP el 12 de noviembre.

Para el 19 de noviembre había vuelto a bajar a 31.66 CCMP y a partir de ese día fue elevándose hasta llegar a 82.21 CCMP el 13 de diciembre.

A partir del 13 de diciembre el número fue aumentando hasta llegar a 136.19 CCMP el 21 de enero de este año, que es hasta ahora el número más alto que se haya registrado.

Del 21 de enero en adelante, el número fue descendiendo constantemente hasta llegar a apenas 15.82 CCMP el 25 de mayo, día en que de nuevo volvió a crecer hasta llegar a 76.05 CCMP el domingo pasado.

Con base en los datos puede afirmarse que ha habido dos mini olas y cuatro olas en lo que va de la pandemia.

Las cuatro olas alcanzaron su mayor nivel los días 1 de agosto y 9 de octubre de 2020, y 21 de enero y 17 de julio del año en curso. Las dos mini olas llegaron a sus puntos más altos el 12 de noviembre y 13 de diciembre del año pasado.

El número de casos que se registraron en los picos de las cuatro olas fueron: 7022 (1 de agosto de 2020), 8132 (9 de octubre de 2020), 17 599 (21 de enero de 2021) y 9711 (17 de julio de 2021).

La tendencia indica que el número de casos de la cuarta ola en que nos encontramos seguirá aumentando, quién sabe hasta cuándo.

El número de casos registrados el sábado pasado es similar a los que se registraron durante la segunda quincena de febrero.

Afortunadamente, gracias a las vacunas que hasta ahora se han aplicado en nuestro país a las personas de mayor edad, ha descendido el número de muertos por COVID-19.

El domingo pasado fueron 195 personas, 67 más que las 123 que murieron el 19 de junio.

La variante Delta del coronavirus SARS-CoV-2 es más agresiva que la cepa original y se propaga más rápidamente. Que no haya más casos fatales se debe a que quienes ahora están enfermando son personas más jóvenes y por lo tanto más resistentes.

Desde cualquier punto de vista, la pandemia sigue siendo una terrible realidad que muchos parecen ignorar alrededor del mundo.

En lo que va de este mes, en México han muerto de COVID unas 3172 personas, sin contar las que no han sido contabilizadas pero que muy probablemente sucumbieron ante el coronavirus. Esto significa que cada mes mueren más personas por la pandemia que por homicidio doloso.

Ante esta realidad el presidente Andrés Manuel López Obrador insiste en que niños y jóvenes deben regresar a las aulas el 30 de agosto venidero, aunque de acuerdo a una encuesta reciente realizada por De Las Heras Demotecnia, el 56% de las personas opinan que es riesgoso y más vale esperar a que mejore la situación.

La pandemia sigue y por más que a AMLO no le guste y quiera hacernos creer que ya la domó, la situación es grave y el regreso a clases debe posponerse.

Don`t copy text!