|  

Edición
Impresa

22 de septiembre

22 de septiembre

Inventor crea inodoro que transforma excremento en dinero

El baño BeeVi está instalado en una universidad, donde los alumnos pueden comprar útiles o libros con dinero virtual.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Con el excremento produce gas metano. | Foto: Cortesía.

COREA DEL SUR.- El científico Cho Jaeweon creó un inodoro que es capaz de transformar el excremento en energía y ésta se convierte en criptomonedas; ¡tu popó nunca había valido tanto!

El profesor de ingeniería urbana y ambiental en el Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología de Ulsan (UNSIT) creó un sanitario que se conecta a un laboratorio para que el excremento se convierta en biogás y metano.

¿Cómo funciona el inodoro?

El baño se nombró BeeVi, con las palabras “abeja” y “visión”; para funcionar y obtener una especie de criptomonedas, utiliza una bomba de aire con la que envía las heces a un tanque subterráneo, de esta manera reduce el uso de agua.

Ya en el tanque, microorganismos descomponen el excremento en metano y lo convierte en energía para el edificio. Con el gas alimentan estufas de gas o calderas de agua caliente. Además, se informó que se podría utilizar como electricidad para conducir automóviles.

“Las heces tienen un valor precioso para producir energía y abono”, explica Cho.

De acuerdo con el inventor, una persona puede arrojar 500 gramos de desechos al día, con los que se pueden producir alrededor de 50 litros de metano. 

Excremento se convierte en dinero virtual

Cho Jaeweon se aseguró que los estudiantes de la universidad que utilizan el BeeVi ganan dinero virtual con el que pueden comprar productos en el campus o libros.

Cada vez que utilizan este baño obtienen 10 Ggool, la moneda virtual que creó el inventor para incentivar el uso de este inodoro.

Por ello, los estudiantes del Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología de Ulsan están muy emocionados.

“Incluso hablo de las heces durante las comidas , pues me gusta pensar en los libros que podré comprar”, explicaba uno de los alumnos.

Don`t copy text!