|  

Ritual para quitar trabajos oscuros y mala suerte

Frase del día: Las cosas no se dicen, se hacen. Porque al hacerlas se dicen solas.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Si sientes que la mala suerte o trabajos oscuros realizan estragos en tu vida realiza este ritual que te ayudará a purificarte y alejar las malas vibras.

Para ello necesitarás:

  • Tres velones morados
  • Un velón velón negro
  • Cascarilla
  • Tres limones
  • Siete monedas del mismo valor
  • Una cazuela de barro pequeña o mediana
  • Tres platos de cerámica blancos, medianos o grandes
  • Una cucharada de azúcar

Tomar los velones morados y pásalos por el cuerpo de la persona a limpiar (incluida la espalda), en dirección de la cabeza a los pies.

Después coloca los velones (sin encender) debajo de la cama de la persona a purificar.

Al día siguiente, inmediatamente después de despertar, retira los velones de debajo de la cama y llévalos al cuarto de baño, al patio u otro espacio privado de la casa y coloca los velones sobre los tres platos de cerámica.

Al lado de cada velón, dentro del plato, ubica un limón. Los tres platos deben tocarse entre sí, formando un triángulo. Rodea los tres platos con un círculo de sal.

Enciende los velones morados con cerillos de madera. Déjalos consumirse, sin apagarlos por ningún motivo. En cuanto se hayan extinguido los tres velones morados, comenzar a preparar la cazuela de barro.

Segunda parte: endulzando el mal

Se riega la cucharada de azúcar, dentro de la cazuela de barro. Tomar las monedas y colócalas también dentro de la cazuela formando un círculo.

La azúcar se deposita dentro de un plato. |Foto: Cortesía.

Se toma el velón negro (apagado) y se pasa por todo el cuerpo, igual que se hizo con los velones morados, sin olvidar la espalda y siguiendo la dirección de la cabeza a los pies.

Finalizado este punto, coloca el velón negro dentro de la cazuela de barro, en el medio del círculo de monedas.

A su vez, la cazuela será situada en el punto central del triángulo de platos de cerámica blanco (donde se tocan los tres platos).

Enciende el velón negro con un cerillo de madera, y dejar que se consuma en su totalidad. Si se apaga antes de consumirse, no vuelvas a encenderlo.

Cuando se consuma el velón negro o se extinga su flama, barrer la sal, recógela y colócala junto al resto de los ingredientes en una bolsa oscura.

Arroja la bolsa y su contenido en un cruce de caminos, mientras se dice:

“Quito y quemo toda brujería, maleficio y mala suerte que dañaba mi vida, y ahora estoy purificada”

Para un mayor efecto purificador, repite el ritual tres veces. Puede ser realizado a sí mismo o a una tercera persona, en el segundo caso, recuerda elevar sus protecciones espirituales antes de ejecutarlo.

Don`t copy text!