|  

Edición
Impresa

26 de octubre

26 de octubre

Ritual para demoler enemigos

Frase del día: En esta vida hace falta gente que comprenda más y que critique menos.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Confía en la magia de Dumbar el Curandero.

Los enemigos se pueden presentar de muchas formas, ya que las personas envidiosas o con maldad pueden estar a su lado sin darse cuenta.

Para ello se debe tener siempre abierto todos los sentidos para estar al pendiente de todas las personas que estén a tu alrededor, ya que es más peligroso un envidioso de amigo como de enemigo.

Al respecto hay que tener sutileza a la hora de conocer al enemigo porque se puede disfrazar de mejor amigo, pero por detrás está haciendo cosas malas para perjudicarte.

En otros casos los enemigos están ya declarados y de igual forma hay que estar al pendiente.

Los envidiosos por su parte siempre van a estar pendiente de la vida ajena por ello no disfrutan de sus cosas personales.

En lo general el envidioso tiene una familia facturada, ya que nunca tiene tiempo de estar al pendiente de la misma.

Es por esto que la envidia es considerada un sentimiento negativo hacia otra persona por no llegar a poseer las mismas cosas que las demás gozan.

Dentro de las distintas causas que originan dicho sentimiento se puede encuentra la falta de autoestima, egoísmo, inseguridad, dolor, pesar del bien ajeno,  desdicha o frustraciones personales.

Este tipo de características la poseen las personas envidiosa contra otro individuo, deseando gozar lo que los demás poseen sin tener en consideración que cada individuo por separado en la vida forja su destino sea bueno o malo.

Para este ritual vas a necesitar:

  • Una fotografía completa del enemigo
  • Siete palos de canela enteros
  • Medio limón
  • Una taza de vinagre
  • Una olla grande
  • Una botella con tapa

Primeramente agarra la olla y colócale agua por la mitad. Ubica las manos dentro de ella y piensa en lo mucho que rechazas a la persona que hace tu vida imposible.

Este paso se realiza para que el agua se llene de esos sentimientos negativos.

Luego agrega en la olla los palos de canela, el limón y el vinagre. Posteriormente agarra la fotografía de la persona o un papel en donde has escrito su nombre completo, enciéndela mientras recitas lo siguiente:

“Lo que me sucede no es justo. Convoco a los elementos y los conjuro para hacer mi voluntad. No quiero dañar, más quiero alejar. Se detendrá ahora, pues cada vez que yo sufra él o ella lo sentirá 100 veces. ¡Que así sea!”

Después de quemar toda la foto toma las cenizas y agrégalas a la olla. Pon a hervir la olla a fuego lento durante una hora como mínimo.

Deja reposar y una vez frío, coloca todo el contenido en una botella, cierra bien, y entiérralo lejos de tu casa o si es posible, en la propiedad del enemigo.

Este hechizo para tranquilizar al enemigo es muy poderoso cuando lo dejas en la propiedad del enemigo, pero si no puede colocarlo entiérralo en un lugar por donde no suelas pasar.

Don`t copy text!