|  

Edición
Impresa

25 de octubre

25 de octubre

¡Cuidado con los baches! Un trabajo peligroso que pocos hacen

Tapar un bache resulta ser un riesgo latente porque implica trabajar con el tránsito circulando.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Para tapar baches se requieren de medidas de seguridad. | Fotos: Carlos Montoya.

GUADALUPE.- Las lluvias que ha azotado a la zona metropolitana durante las últimas semanas ha provocado la aparición de baches que se han convertido en un dolor de cabeza para los automovilistas.

Además de sembrar vida en las plantas de la capital, las lluvias han traído consecuencias en la zona urbana como lo son los baches.

Los uniformes que usan los trabajadores son especiales.

Los hoyos en las carreteras se han vuelto un problema para los automovilistas, ya que aseguran que cada vez se hacen más grandes y es más difícil transitar de forma segura.

Por esta razón, las autoridades ya se encuentran haciendo brigadas de bacheo para tapar los imperfectos que el suelo ha ido generando.

Se trata de un trabajo en equipo de cinco trabajadores para hacerlo rápido y seguro.

Pasos para tapar un bache

Esta tarea no es sencilla, ya que implica ciertas medidas de seguridad que se deben tomar en cuenta a la hora de tapar los baches.

Para escoger al personal, una cuadrilla de bacheo reúne al menos a cinco trabajadores, quienes deberán laborar de forma coordinada.

El bacheo es riesgoso para los trabajadores, ya que los pueden atropellar.

Esto para evitar cualquier situación de riesgo, ya que mientras ellos se encuentran en sus deberes los vehículos están circulando a un paso de distancia.

Por eso es importante que cada uno de ellos vista indumentaria de colores fluorescentes, como medida precautoria ante de los conductores.

Es un trabajo en equipo

Uno de los trabajadores realiza la labor de abanderamiento como advertencia para informar a los automovilistas que en esa zona se encuentran haciendo trabajos de bacheo.

Otra forma de advertir a la población es poniendo conos de seguridad, que se instalan a una distancia de 20 a 30 metros de donde se está reparando el bache.

Deben de ser muy cuidadosos y precavidos a la hora de tapar un bache.

Mientras tanto, cuatro hombres con ayuda de una camioneta, que jala un remolque, complementan el trabajo.

Dos de ellos son encargados de verter la mezcla asfalta sobre la superficie para enseguida colocarla en el bache, que se va a reparar.

Los conos de seguridad advierten a los automovilistas sobre la reparación.

Una vez que el boquete fue recubierto, llega el turno de operador que con una aplanadora de mano, el que pasa una y otra vez sobre el desperfecto hasta que éste quede totalmente plano.

De esta forma, el bache que en un principio causaba molestia queda tapado y listo para poner en marcha la circulación.

El trabajo es de riesgo

Son apenas unos minutos los que dura la reparación de un bache, sin embargo, este trabajo resulta ser un riesgo latente porque implica trabajar con el tránsito circulando.

Se trata de una actividad compleja, porque los trabajadores deben de estar en medio de vías de alta circulación lo que implica arriesgar sus vidas.

Gracias a este trabajo se previenen accidentes automovilísticos.

Ahora que ya sabe cuál es el riego que se lleva reparando un bache para la buena circulación, no dude en hacer buen uso de la velocidad cuando veía este tipo de trabajos.

Y también notificar cualquier bache y desperfecto que veía en las calles para así evitar algún tipo de accidente vial por culpa de ellos.

Don`t copy text!