|  

Edición
Impresa

17 de octubre

17 de octubre

Obispo asegura que las leyes no deben negar el amor maternal

ZACATECAS.- El obispo de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló, recordó que hoy se realizó una marcha en contra de las legislaciones que despenalizan el aborto; agregando que las leyes no deben negar el amor maternal.

Durante la homilía del primer domingo de octubre, Noriega Barceló, recordó que hace 10 años llegó a esta diócesis siendo el obispo número 15 en esta Catedral Basílica.

En su sermón a los creyentes, recordó que a nivel nacional este domingo se lleva a cabo una marcha en defensa de la mujer y de la vida; en la que se convocó a la ciudadanía a manifestarse en contra de las legislaciones que despenalizan el aborto.

Comentó que es importante que se manifieste la verdad del amor en la vida desde el inicio; así como en la vida que nace del amor y la verdad; por eso, agregó, debe ser una vida digna y que no haya autoridad legal que, basándose en supuestos derechos, niegue el amor maternal.

“Si las madres y padres son capaces de matar al hijo desde el vientre; no hay ningún obstáculo para que los hijos maten a sus padres, se abre la puerta a la muerte y hay mentiras que pretenden cambiarlo todo”, dijo el obispo.

El matrimonio es base fundamental para la sociedad

Recordó que el tema del matrimonio es anterior a cualquier legislación desde hace miles de años; por tanto, es el fundamento de la familia, célula de la sociedad y de toda la humanidad. Noriega Barceló indicó que no hay mejor espacio para el crecimiento y maduración de los hijos que el matrimonio y la familia; agregó que no se creado nada mejor, por eso no es de extrañarse que es la institución que tiene milenios desde el inicio de la humanidad.

El obispo de zacatecas refirió que en este siglo se ha puesto en duda el matrimonio, por lo que hay que estar alertas ante lo que quiera cortar el fundamento, aunque sea difícil; pues amar siempre ha sido difícil, pero se debe depender del amor de Dios y aplicarlo en la vida cotidiana.

Señaló que la unión hombre y mujer es matrimonio y las palabras no cambian la sustancia ni la esencia; declaró que es una unión profunda que transforma el amor, a amor responsable, a un amor de esposos.

Recalcó que serán uno solo conservando su personalidad, creciendo como personas, siendo una sola carne, y esto fundamentara a la familia, y de ahí vendrá el amor paternal y maternal, fraterna, los amores que tejen el fundamento de la vida.

“Y ese, es el plan y amor de dios, y eso será lo que hará felices a los seres humanos, a pesar de que se invente y se pretenda innovar, eso no llevara a la felicidad”, subrayo el obispo.

Don`t copy text!