En proceso de inhabilitación ocho funcionarios públicos de Zacatecas

Los funcionarios se encuentran en proceso de inhabilitación para ocupar cargos públicos por actos de corrupción.


Humbelina López Loera, titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP). | Foto: Cortesía.

ZACATECAS.- Ocho funcionarios públicos de la administración gubernamental de Alejandro Tello Cristerna se encuentran en proceso de inhabilitación para ocupar cargos públicos por actos de corrupción, comentó Humbelina López Loera, titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP).

La funcionaria estatal señaló que de los ocho funcionarios, tres ocuparon cargos de primer nivel. El resto de segundo y tercer nivel, quienes por el debido proceso no se puede revelar el cargo.

En total, dijo, las ocho inhabilitaciones del servicio público suman 171 años. Quien suma más años sin poder ocupar cargos es de 34; le siguen respectivamente, 30 años, 27 años, 24 años, 20 años, 17 años, 16 años, 1 año.

Explicó que algunos de los hechos son por casos emblemáticos que estuvieron en el dominio público en la administración el gobierno de Alejandro Tello.

“Como el tema de la construcción de la Presa Milpillas, temas relacionados con la Universidad Politécnica del sur de Zacatecas y millones de pesos sin comprobar, aviadores, viajes desmedidos”.

Anterior gobierno fue omiso con actos de corrupción

Humbelina López también refirió que a su llegada a la administración estatal encontraron que el gobierno de Alejandro Tello fue omiso. Dejó acumular carpetas de corrupción de la administración de Miguel Alonso, para que preinscribieran y no fueran sancionadas.

“Provocaron una serie de prescripciones que se investigaban por el robo del erario, impidiendo con ello que se sancionara a las y los presuntos responsables de acuerdo a la ley de responsabilidades administrativas. Dichos actos de corrupción representan un daño al erario público de 593 millones 72 mil 56 pesos”.

De ello dan cuenta 25 expedientes de la Auditoria Superior de la Federación (ASE), cuatro expedientes de la Función Pública Federal y cinco expedientes de la Auditoría Superior del Estado.

“Mismos que contenían entre otras irregularidades pago excesivos en contratos, incumplimiento en aportaciones estatales y municipales convenidas, incumplimiento de las disposiciones en materia fiscal, irregularidades en cuanto a la guarda y custodia de documentos, falta de diversos recibos de pagos y documentación comprobatoria de ingresos, pago de nómina a personas en el sector salud que no acreditaron contar con una plaza de trabajo, incumplimiento a las disposiciones para convenios y otorgamiento de subsidios”.

Así mismo señaló entre los hechos de corrupción, que dejaron prescribir “las millonarias glorietas que se construyeron en las entradas de los municipios o el bien conocido centro cultural de la Toma de Zacatecas. Un elefante blanco que costó 380 millones a la sociedad zacatecana, sin omitir la deuda pública que al inicio del sexenio de Miguel Alonso era de 650 millones y al finalizar el mandato era de 7 mil 174 millones”.