|  

Convierte su gimnasio en taquería para sobrevivir a la pandemia

El gimnasio/taquería se encuentra ubicado en Nuevo León.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Iván redujo el espacio del gimnasio para establecer su taquería. | Foto: cortesía.

NUEVO LEÓN.- Luego de que la pandemia obligara a los dueños de los gimnasios a cerrar sus establecimientos, los dueños tuvieron que buscar alternativas para subsistir; uno de ellos decidió adecuar su local para comenzar con la venta de tacos. 

Iván Vélez es el propietario del gimnasio que también es taquería; actualmente mantiene los 2 negocios, pues en esta etapa de la pandemia por Covid-19 ya es posible la apertura de gimnasios.

El gimnasio Stronger Gym, ubicado en Juárez, Nuevo León, se mantuvo cerrado los primero meses de la pandemia, hasta que Iván comenzó a vender comida.

Vélez asegura que vivió una etapa difícil mientras su gimnasio se mantenía cerrado, pues éste era su fuente de ingresos; de igual manera había la opción de que su negocio desapareciera.

“Fue algo muy duro, porque el no ver la apertura del negocio era cada vez más difícil, mucha gente cree que es muy fácil, pero si no tienes una fuente de ingresos no puedes solventar el negocio y tampoco iba a permitir que nuestro negocio desapareciera“, explicó.

Asimismo, aseguró que tuvo que lidiar con las burlas y críticas que la transición del negocio provocaron; a varias personas les parecía irónico que de ser un lugar para ejercitarse, pasará a ser un lugar de venta de comida.

“Yo tenía que hacer lo que tenía que hacer para aguantar y aunque muchos criticaron y se burlaron de que, de tener un gimnasio, vender tacos, vender comida, yo tenía que hacerlo, mucha gente se dio por vencida y renunció a sus sueños, pero yo no“, agregó Vélez.

Luego de que se desatara la pandemia en 2020, los gimnasios tuvieron la oportunidad de abrir hasta el mes de septiembre; no obstante, a finales de diciembre, las cifras de contagios por Covid-19 se elevaron y tuvieron que cerrar durante el mes de enero y algunos días de febrero.

Debido a estos intermitentes cierres, Iván decidió quedarse con ambos establecimientos; adecuó de manera permanente una zona del gimnasio para mantenerla como restaurante, donde aparte de los típicos tacos, cuenta con un “menú fit” para que los clientes puedan consumir alimentos luego de entrenar.

“Se operan los dos (taquería y gimnasio), gracias a Dios y es una gran ayuda, sí se redujo un poco el espacio del gimnasio, pero es una gran ayuda que ya existe una fuente de ingreso diferente“, indicó.

Don`t copy text!