¿Hay alguna encuestadora en México que esté usando IA para conocer mejor la realidad?

Es un hecho que las encuestas electorales no están acertando en la predicción de los resultados.

La mayoría de las encuestadoras colocan a Claudia Sheinbaum como la aspirante a vencer en el proceso que realiza la coalición integrada por MORENA, PT y PVEM para elegir mediante una encuesta abierta a la población a quien eventualmente será su candidato(a) presidencial.

Sin embargo, hay encuestas que colocan a Marcelo Ebrard como el puntero.

¿A cuál encuestadora le podemos creer? ¿Están manipuladas la mayoría de ellas, como siempre dicen los candidatos a un cargo de elección popular cuando no aparecen en el primer lugar de las preferencias de los encuestados o, de plano, la realidad actual hace que sea muy difícil que las encuestadoras puedan obtener los datos necesarios para hacer sus pronósticos?

Es un hecho que las encuestas electorales no están acertando en la predicción de los resultados.

El caso más famoso fue la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de EEUU en 2016. Nadie, ni los expertos ni los medios ni el mismo Trump vieron venir ese resultado. Este no es un caso aislado, hay otros ejemplos en diferentes países. En México, la mayoría de las encuestadoras fallaron en la elección presidencial de 2012 y, más recientemente, en la elección de gobernadora del Estado de México.

¿Cuáles son las razones detrás de estas fallas en las encuestas? Una de ellas es que cada vez menos personas están dispuestas a dar su opinión en encuestas telefónicas, en línea o personales. Las tasas de respuesta han llegado a mínimos históricos, lo que no solo dificulta obtener una imagen clara de lo que realmente piensan los votantes sino que encarece el costo de las encuestas.

Además, hay un problema con la representación de la muestra de la encuesta porque las personas encuestadas pueden no reflejar fielmente la diversidad demográfica de toda la población. Aunque se intenta corregir esto mediante técnicas de balanceo de muestras, adaptando la muestra según la demografía general, en algunos casos este enfoque falla.

En países donde el voto no es obligatorio, como México, es difícil predecir qué grupos demográficos votarán. Un grupo poco representado en las encuestas, conocido como “voto oculto”, puede sorprender y cambiar los resultados drásticamente.

Así que, aunque los encuestadores tengan en cuenta datos históricos para ajustar sus encuestas, los resultados no son completamente precisos. Y esto puede poner en duda la eficacia de los métodos tradicionales de encuestas.

¿Existen otras alternativas a estos métodos tradicionales? ¿Podría el análisis de redes sociales o el uso de inteligencia artificial (IA) ofrecer nuevas soluciones para predecir los resultados electorales?

De acuerdo con un número creciente de expertos, la respuesta a ambas preguntas es sí.

Para estos expertos, la inteligencia artificial en redes sociales capta los cambios de opinión de las personas sin intervención y a largo plazo; filtra información de manipuladores y bots, superando problemas de encuestadores tradicionales como la baja tasa de respuesta y los sesgos de deseabilidad social, y; ofrece una visión precisa de las opiniones y transforma la comprensión del comportamiento humano en línea.

En suma, la IA es una herramienta poderosa en política y marketing.

En México, ¿hay alguna encuestadora que la esté usando?

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com




Más noticias

Opinión

Contenido Patrocinado