|  

Visite la fuente de sodas de Don Manuel en Fresnillo

Don Manuel lleva 50 años vendiendo en el Jardín Obelisco.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Don Manuel vende chocomiles y palomitas. | Fotos: Ángel Martínez.

FRESNILLO.- Si anda por el Jardín Obelisco es seguro que verá a don Manuel Carlos Fraile con su tradicional fuente de sodas, comercio que es uno de los más famosos por vender los más ricos antojitos, desde una fritura hasta una malteada.

Y es que no me lo va a creer, pero don Manuel se ha dedicado a esto del comercio desde 1971, tiempo en el que ha alimentado a los fresnillenses, pues el hambre es canija; pero más quien la aguanta.

Su puesto es de los pocos que han sobrevivido.

Desde que era morrito, al don se le ocurrió la idea de poner un pequeño negocio para así poder ayudar a su familia, con los gastos más que nada, de esta forma Manuel comenzó vendiendo tortas.

Ya son 50 años en el negocio

Don Manuel se instala en un carrito acondicionado donde le ha sabido ofrecer lo mejor de lo mejor. Actualmente, las personas lo reconoce como una fuente de soda, misma que ya se ha hecho una tradición.

Todos los días, desde hace 50 años, don Manuel se levanta desde las 7 de la mañana para irse a instalar al Jardín Obelisco a eso las 10:00 am.

Hace desde chocomiles hasta aguas frescas.

Aunque ni crea, sus fieles seguidores ya lo andan buscando desde más temprano, pues saben que él tiene ese sabor casero y limpieza, que uno sabe que lo que se mete al estómago es de la mejor calidad.

La fuente de la felicidad

Ya para eso de las 10 de la noche anda levantando el puesto, figúrese nomás la cantidad de horas que trabaja don Manuel, esto para poder llevar un pan a la boca de sus dos hijos y de su esposa, Teresa Ruiz.

A pesar de que él le echa todas las ganas, sus hijos salieron bien trabajadores por lo que también se sumaron a la ventas, mismos que dicen sentirse orgullosos de su papá.

Comenzó a vender papas fritas y churritos.

Y es que don Manuel se ha sabido mantenerse porque la mayoría de los puestos que se instalaban no duraban ni el año, porque la policía luego, luego los quitaba, ya ve como es la ley.

Esto debido al decreto 314 se ha encargado de sacar a los comerciantes de la zona. Pero a don Manuel nadie lo quita, ya que las personas lo siguen pidiendo, ya ve que “amor con amor se paga”.

Las palomitas son su especialidad.

Chocomiles para los bigotes

Con el tiempo, don Manuel no se quiso quedar atrás con sus productos y como no le gusta conformarse, poco a poco le fue metiendo más ideas al negocio, fue así como se le ocurrió vender frituras y bebidas.

Esto más que nada porque vio las necesidades de la raza, además que le gusta tratar bonito a sus mejores clientes, hoy en día lo verá vendiendo palomitas de maíz, chocomiles, frituras y hasta aguas frescas.

Los famosos chocomiles son los que se le venden como pan caliente, todas las mañanas las personas van y se echa su bebida, también tiene para llevar, para que le apunte.

Las más vendidas son las palomitas con queso.

También don Manuel se ha hecho famoso por sus palomitas, pues las hace en una ollita, de esas de antes, por lo que el sabor parece tener un toque como si se lo estuviera sirviendo su abuelita.

Tampoco vaya a creer que es un don hecho a la antigua, porque todos los días le gusta reinventarse, fíjese que las palomitas las vende con una bolsita aparte para echar las semillitas.

Los clientes lo prefieren por su sabor.

Hasta ecológico nos salió el buen hombre, con razón los fresnillenses nunca dejan de ir su puesto si les tienen todo bien instalado para que no contaminen el jardín.

Así que no le piense más y vaya echarse su miradita a la fuente de sodas que don Manuel tiene gustos y sabores para todos.

Don`t copy text!