|  

Edición
Impresa

27 de octubre

27 de octubre

¿Tiene frío o antojo? Pruebe los ricos churros de azúcar de doña Aurora en Fresnillo

Doña Aurora tienen 18 años vendiendo churros de azúcar rellenos.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Aurora vende churros de azúcar en el Jardín Madero. | Fotos: Ángel Martínez.

FRESNILLO.- Disfrute de unos ricos churros de azúcar rellenos de diversos sabores que doña Aurora González le ofrece para esta de temporada de frío que se avecina.

Aurora González es una mujer que decidió emprender su negocio de churros hace aproximadamente 18 años.

En sus primeros inicios, doña Aurora comenzó siendo empleada de una paletería, en la que aprendió a hacer churros al estilo tradicional.

Luego de eso, decidió salirse de ese establecimiento y emprender su propio negocio solamente vendiendo churros de azúcar.

Para eso, doña Aurora quiso experimentar con el sabor y le agregó ingredientes especiales a la receta hasta que quedaran para chuparse los dedos.

“Decidimos vender y le puse mi toque y desde entonces la gente los busca”, dijo muy entusiasmada.

Los churros son tradicionales

Para que el negocio prospere, dona Aurora se levanta muy temprano para transportar su carrito especial de churros al Jardín Madero, que es donde se ubica.

Ya para las 11 de la mañana comienza su jornada laboral cuando hace los churros conforme le vayan pidiendo los clientes.

A Aurora le gusta entregar los churros calientitos a la gente.

Como los churros son rellenos entre sus principales ingredientes y los que más le piden la gente son de cajeta, lechera, chocolate, fresa y si usted lo desea, también pueden ir combinados.

Ya para las 9 de la noche comienza a levantar su puesto, aunque sus clientes más fieles ya se saben sus horarios, por lo que siempre alcanzan a comprar un buen churro.

Todos los días se instala en su puesto de churros.

Doña Aurora atiende a personas de todas las edades, ya que los churros son un postre familiar, aunque también llega de diferentes regiones a comprarle.

“Hay una cliente que antes de salir a Estados Unidos, viene y compra algunos churros y los lleva.”

Se disfrutan con café

Con la temporada de frío que se encuentra en la entrada de la puerta en Zacateas, doña Aura dijo que las ventas suben considerablemente.

Esto porque cuando hace frío las personas buscan un pequeño postre para disfrutar con una bebida caliente, o en su caso  algo dulce  que degustar.

El relleno de lo churro se puede combinar al gusto del cliente.

Pese a las ventas, doña Aura recordó que éstas bajaron hasta un 80% por la pandemia del Covid-19.

Pero que poco a poco esta situación ha ido mejorando con el tiempo, ya que de nuevo la dejan instalarse en el Jardín Madero.

“Me siento orgullosa, porque en este negocio contamos con la bendición de Dios”, declaró doña Aurora, mientras preparaba los churros.

Otro de los obstáculos que enfrenta a diario son debido a las inclemencias del clima, esto debido a la lluvia y el viento de algunas tardes.

Pues a doña Aurora le gusta preparar los churros en el momento de su entrega porque: “me gusta que se los coman calentitos”.

En el mismo lugar prepara los que le vayan pidiendo.

Por esta razón, al paso de los años se ha ido acostumbrado porque ya tiene sus fieles clientes, que siempre le compran porque ya conocen su sabor.

Así que ya sabe, si busca un buen antojito para disfrutar con su café, no dude en probar los churros de azúcar rellenos de doña Aurora, que están para chuparte los dedos.

Sus churros ya se han vuelto una tradición en el Jardín Madero.

Don`t copy text!