|  

Tacos doña Rosa, 35 años de sabor y tradición en Jalpita La Bella

Doña Gaby vende tacos desde hace 35 años.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Tiene 35 años en este trabajo y su sazón es el mismo o hasta mejor. | Fotos Rocío Ramírez.

JALPA.- Doña Rosa Muñoz es una de las grandes exponentes de los sabores jalpenses, pues con 35 años de su vida dedicados a la venta de tacos de bistec, su puesto es una de las visitas obligadas en este bello municipio.

Si existiera un paraíso de los tacos se llamaría Jalpa, pues esta tierra de grandes hombres y mujeres se caracteriza por una gran variedad de tacos, y todos son absolutamente deliciosos. Uno de ellos son los de doña Rosa.

Su puesto está ubicado frente a la Escuela Leobardo Reynoso, muy cerca de la Parroquia del Señor de Jalpa, donde en un pequeñísimo espacio de 2 por 2, ofrece sus delicias.

Además de un buen taco, la jalpense ameniza con una buena plática.

La especialidad de doña Rosa son los tacos de bistec, acompañados con los clásicos: cebolla, repollo, cilantro y salsa, ésta es la llamada salsa de los tontos; aunque es un poco de broma, tiene un tanto de realidad.

Lo anterior, porque los comedores de tacos lo ven con cara de guacamole; pero es una mezcla de calabacitas con chile y cilantro, que le da un toque de especial sabor a los exquisitos tacos de doña Rosa.

Por otro lado, otra de las especialidades de doña Rosa son las quesadillas con carne que son una verdadera delicia, con un buen de salsa roja y su limoncito.

La especialidad de doña Rosa son los taquitos de bistec.

Para doña Rosa no hay tiempo malo, pues siempre tiene mucho ánimo y la ganas de trabajar.

Lo anterior, porque con ella la plática siempre es amena y divertida, pues son tantas las historias que se llegan a escuchar en su puesto, desde quien cumplió años e hizo una fiesta, hasta de política donde todos los candidatos ganan.

La sombra del mendigo bicho

La pandemia por Covid-19 también vino a afectar el negocio de doña Rosa, si bien la comida siempre se vende, muchos de sus clientes eran los niños y maestros que asistían a la Primaria Leobardo Reynoso.

Y fue cuando los alumnos ya no fueron a la escuela y se usaron las clases en línea cuando las ventas de doña Rosa se fueron para abajo.

Con la feria de diciembre espera que sus ventas se mejoren un poco.

Aunado a ello, la cancelación de eventos importantes como la Feria Regional y de la Pitaya, la Semana Cultural, los Desfiles del 16 de septiembre y 20 de noviembre, todo de un modo u otro afectó.

Sin embargo, “aquí estamos al pie del cañón siempre”, dijo con mucha emoción doña Rosa.

Una luz al final del túnel

La Feria Regional de Jalpa, que se realiza en diciembre, es la mejor temporada para la venta, platicó doña Rosa, pues es cuando hay muchísima gente.

“Esos días de feria todos vendemos, y aunque si es muy cansado porque se trabaja prácticamente todo el día y hasta muy altas horas de la noche. Aun con ello vale toda la pena. Pues hay clientes que nos buscan año con año y eso es algo muy satisfactorio”, platica amenamente doña Rosa.

También señala que aunque ya tiene 35 años vendiendo taquitos, mientras tenga vida y salud, seguirá trabajando, pues es algo que disfruta mucho.

Como cereza del pastel, este trabajo a doña Rosa le permite tener una vida digna, sacar adelante los estudios de su hija, y en general ganarse de modo honesto el pan de cada día.

En su visita a Jalpa, no olvide pasar a los tacos de doña Rosa, adelante de la Parroquia del Señor de Jalpa, sin duda deleitará su paladar con unos de los mejores tacos de la región.

Don`t copy text!