|  

Edición
Impresa

22 de septiembre

22 de septiembre

Mi delito… recibir herencia

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Historia de Lobos.

Cuando de dinero se trata, la muerte de una persona (aún cuando se encuentre transitando la tercera o cuarta edad) suele ser motivo de conflictos profundos entre los herederos.

Esta situación, que muchas veces deriva en rupturas familiares, peleas de por vida y resentimientos difíciles. En esta historia, un niño de 6 años sufrió la pérdida irreparable de su madre. Ella murió víctima de una enfermedad fulminante.

En vida se dedicó a la docencia y precavida contrató un seguro de vida a favor de su menor hijo. Además de recibir una parte de pensión y otros beneficios que tenía por ser hijo de una maestra.

Desde la muerte de su madre el menor fue víctima de constantes maltratos por parte de su padre, quién también arremetió en contra de la familia del menor denunciando a la tía por supuestas lesiones y maltrato infantil.

Un grave error

Mi hermana conoció a ese hombre y no me explico que le vio, la hacía sufrir mucho. Andaban un tiempo, luego él la golpeaba se peleaban y él se iba.

Mi hermana quedó embarazada fue su único hijo. El hombre éste si se lo registró pero nunca le dio ni un centavo para mantenerlo. Tampoco hacía la lucha para ir a verlo, ni nada.

De repente decía que los quería mucho y buscaba a mi hermana y la otra le creía y lo aceptaba. Pero la volvía a golpear y otra vez se largaba.

Un buen día salió con la novedad de que ya se había casado. Esto fue por ahí del 2000. Con esa mujer tuvo cuatro hijos uno tras otro. Para mi hermana fue muy difícil porque yo veía que ella lo amaba y que se le hubiera casado con otra, la acabó.

Enfermó

Un día amaneció muy mala. La llevamos al médico y la internaron en el Seguro. Nos dijeron que tenía una infección muy fuerte y se murió de repente.

Fue mucho sufrimiento porque el niño no tenía a su papá y ahora ni a su mamá.

De repente empezó a pelear por el niño vivía con su mamá o sea mi hermana, su papá no estuvo al pendiente a pesar de que le avisamos que mi hermana estaba muy delicada, ni siquiera por acompañar a su hijo.

Dos días después del funeral, fue a la casa y dijo que él no se podía hacer cargo del niño porque estaba casado y su esposa no quería saber nada del niño y para evitarse problemas mejor ahí me lo dejaba. Quince días después fue a preguntar qué había pasado con la casa que era de mi hermana, decía que a esa casa tenía derecho el niño.

De hecho mi hermana había dejado la casa a nombre de mi sobrino. Este hombre se dedicó a investigar como estaban los papeles de la casa y se enteró de que el niño era el dueño. Como a los dos meses de que mi hermana se murió, llegó este hombre con un licenciado a decir que él era el papá del niño y que se lo iba a llevar.

Pero cómo se lo íbamos a dar, también busque a un abogado, pero él ya había ido al MP, no sé quién ordenó que se lo llevara. Yo ya no quise pelear y dejé que se lo llevara en ese momento, por él niño para que no sufriera.

La batalla legal

Iniciamos un juicio por la custodia del niño. Y también le pusimos una denuncia por maltrato infantil, porque al niño ni de comer le daban. Un día tuvimos mucha suerte porque se hizo una inspección judicial en la casa en donde tenían al niño, bueno en esa casa vivía ese hombre con sus otros hijos y su esposa y ahí se llevó al niño.

Llegamos de sorpresa y no estaba este hombre, nada más estaba la esposa con los niños eran las 12 del día y literalmente la sacamos de la cama, nos tuvo que dejar pasar y en verdad era un muladar.

Un “cochinero”, había ropa sucia arriba de la mesa, no me lo creerá pero hasta los calzones sucios se veían, todos los trastes sin lavar, tiradero de cosas, muebles rotos tomamos fotos de todo, ni las gentes del Juzgado lo creían.

Mi pobrecito sobrino, sin desayunar a esa hora, no lo habían mandado a la escuela. Pero uno de los licenciado que nos acompañó que se da cuenta de unos moretones en la pierna del niño, le pregunté qué porque no estaba vestido y me dijo que no tenía que ponerse que la señora le había dicho que si quería vestirse que se lavara su ropita.

El niño tenía seis añitos, viera como estaba de desmejorado, sin su mamá y viviendo en esas condiciones. La Juez de inmediato ordenó que nos lo lleváramos.

Vendió la casa

El hombre éste ya había vendido la casa, lo hizo de manera ilegal, porque necesitaba un mandato judicial para poder hacerlo, nos dimos cuenta porque llegó el que supuestamente compró la casa para pedirnos la escritura, que porque la necesitaba y que el hombre este le dijo que nosotros la teníamos.

Muy inteligente abrió una cuenta a nombre del niño pero él como beneficiario, con otra parte del dinero compró un auto de agencia y en su respuesta a la demanda civil alegó que ese dinero lo ocuparía para la manutención del niño”.

Lo arrestaron por violencia

Sin embargo, él ya no se podía llevar al niño porque se había acreditado la violencia en contra de mi sobrino y este hombre ya no quería regresar el dinero ni mucho menos la casa que mi hermana le dejó a su hijito.

Empezó a meter según él pruebas y testigos en mi contra diciendo que yo le pegaba al niño. Pero en eso se dio que lo agarró la ministerial y se lo llevó detenido. Yo creí que ya se iba a estar un tiempo encerrado pero salió pagando una fianza que obtuvo del dinero de la casa de mi sobrino.

Un seguro de vida

Nos avisaron que mi sobrino era beneficiario de un seguro de vida de mi hermana, pero que por ser menor de edad no lo podía cobrar y que el papá o tutor era quien tenía el derecho en ese dinero hasta que mi sobrino fuera mayor de edad.

Eso fue suficiente para motivar a este sujeto a buscar y pelear por el niño como una fiera. De un día para otro según el sufría por el niño, lloraba por no verlo. Lo mandaron al DIF que a unas terapia para controlar su violencia pero nunca fue, para ese mismo tiempo la esposa lo dejó porque tampoco lo aguantaba, se quedó solo y a fuerzas quería tener al niño lo peleaba pero él, por tener el dinero.

A mí me acusaba de que yo era la ambiciosa y de que me quería quedar con el dinero. Las gentes del seguro pararon todo hasta que el juzgado decidiera de quien sería la custodia y patria potestad del niño.

Un día llego este hombre a la casa borracho y le dijo al niño que si quería tener un papá le iba a costar, pero ya le había costado porque el niño nunca tuvo una figura de papá, ese hombre que le dio la vida le quitó la casa que le dejó su mamá y que además era casa de la familia porque mi mamá se la había heredado a mi hermana porque los demás ya teníamos casa.

Proceso difícil

Mi hermana se murió cuando el niño tenía 6 años, 5 años pasaron entre pleitos en los juzgados. El niño cumplió doce años y de nuevo empezaron los pleitos.

Y el niño tuvo decisión y quiso irse con su papá solo seis meses duró allá. No aguantó y llegó con una oreja perforada, y un tatuaje, apenas tenía doce años. Todo esto nada más ha provocado mucha inestabilidad en el niño.

El seguro no se lo han dado, hay un mandamiento judicial que nadie puede tocar ese dinero hasta que mi sobrino tenga 18 años. Pero este hombre con su deseo de dinero fácil ha hecho muchas cosas irracionales, como enseñar a manejar a mi sobrino.

Tuvo un accidente muy grave, desbarató el carro que había comprado su papá con el dinero de la casa de mi hermana, a él no le pasó nada grave, solo se fracturo la pierna y lo tuvieron que operar del fémur y le pusieron una placa. Yo no sé si lo que quiere es que a mi sobrino le pase algo muy grave para ser el único beneficiario del dinero.

De cualquier manera ya le está haciendo mucho daño porque lo está enseñando a ser ambicioso y a no luchar por sus ideales. Ahorita mi sobrino ya dejó de estudiar y solo está esperando ser mayor de edad para recibir su dinero.

¿Qué hacer?

En caso de no hacer nada y luego, ante el deceso de los padres, tener que encarar la sucesión, los costos relacionados son importantes.

Una sucesión puede durar varios años y generar importantes gastos de mantenimiento de los bienes involucrados en la herencia. La solución más conocida es el usufructo donde los padres donan en vida a sus hijos el bien que habitan pero se reservan el derecho de usufructuar (usar libremente) el mismo hasta que se mueran.

Aunque el usufructo puede también generar problemas a los beneficiarios. Por ejemplo, los futuros herederos son los responsables de pagos de impuestos y registros.

En el caso de los seguros de vida, si encontrar a un beneficiario honesto que aseguré que brindará la protección a los hijos menores de edad es un impedimento, lo mejor sería dejarlo a nombre de los hijos y notariar el deseo de que a su mayoría de edad sean los beneficiarios. O lo más simple de todo, dejar un testamento.

Don`t copy text!