|  

Edición
Impresa

19 de septiembre

19 de septiembre

Mi delito… confiar en la autoridad

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Historia de Lobos.

Un hombre y su esposa sufren el intento de robo de su vehículo y son atacados a golpes en el Centro de Zacatecas.

En ese momento no supo quienes eran sus agresores e interpuso su denuncia ante las autoridades competentes; sin embargo, pasó el tiempo y el delito prescribió, sin que este hombre resarciera los daños.

Los hechos

Ese día fuimos a visitar a mis abuelos que viven atrás de Catedral, me quedé a cenar y estuvimos platicando hasta como las 11:00 de la noche.

Cuando salimos caminamos hasta donde estacioné mi carro y a lo lejos vi a unas personas que estaban forzando la puerta del carro, les grité y uno de los sujetos golpeó el parabrisas del carro con el fierro que traía, me acerqué para confrontarlo, pero se me dejó ir y me golpeó, mi esposa trató de quitármelo y también recibió un golpe, pero no de gravedad; con el golpe yo perdí el conocimiento y me siguió pateando.

Recibí muchos golpes, no sé cómo llegué al hospital. Tenía la cara toda hinchada y dos costillas rotas.

El tipo huyó, se fue corriendo, los otros ya se habían ido desde que les grité.

La denuncia

Mi esposa fue a poner denuncia y como nadie nos auxilió, no los agarraron en ese momento. No sabíamos quienes eran.

El Ministerio Público decía que todo era por pleito y que lo más seguro era que no procediera y que tuviéramos que arreglar todo en conciliación o algo así.

Mi esposa dijo que no, que ella quería poner denuncia. Incluso el Ministerio Público le dijo que si sería por su culpa de que anduviera con otro o algo así. Yo no entiendo porque lo tratan de esa manera a uno.

Yo estaba internado en el hospital por las lesiones y hasta ahí fueron a tomarme la declaración.

Me sentía muy mal, no podía ni hablar de los golpes, pero aun así tuve que declarar. No sé ni para qué.

Investigación

No sé como es que trabajan en la investigación, nunca había tenido un problema así, pero parecía que a los que nos investigaban por algo malo era a nosotros.

Tenía que comprobar todo, llevar los papeles de las cirugías, de los gastos.

Yo les decía que solicitaran las imágenes de las cámaras, tras mucho estar yendo las mandaron pedir, solo para decir que esas no servían. Nos vinieron sirviendo unas de una casa que nosotros conseguimos.

Así fue que vimos a un tipo, de ahí investigamos nosotros quien era, ese nos llevó a saber realmente quien había cometido ese delito, pero mis familiares andaban haciendo esas investigaciones.

Yo tenía la sensación de que no nos querían ayudar, como que era de a fuerzas y por fin pude llevar a un testigo, pero me dijeron que no servía y que seguro no lo podrían judicializar.

Mi esposa empezó a tener problemas de diabetes, pero pues tampoco podemos acreditar que ese problema sea por el susto de ese día.

Orden de aprehensión

Por fin después de casi un año lo llevaron con el juez, resulta que si les dieron la orden de aprehensión, pero el tipo primero estuvo escondido y luego según nos dijeron se había ido a Estados Unidos, luego regresó y sacó un amparo y así se la llevó, aquí andaba descaradamente haciendo su vida, pero los policías extrañamente no lo encontraban para detenerlo.

Ninguna noticia

Pasó el tiempo y la poca comunicación que hubo, la única vez que pude hablar con el Ministerio Público, fue que estaba amparado y que en cuanto se pudiera iban a detenerlo. Siguió pasando el tiempo y era muy difícil encontrar a las autoridades.

Yo tuve muchas consecuencias con los golpes, casi perdí la vista de un ojo, pero como no la perdí pues no eran lesiones graves; los daños del carro pues los pagué yo también, con la varilla que quiso abrirlo se le rompieron unos protectores de plástico que salían muy caros y así se quedó mi carro, pero aun así el Ministerio Público nunca me citaba para nada, ni me informaba.

Detención

Por fin nos avisaron que lo habían detenido. Ya había pasado mucho tiempo, como uno ya esta acostumbrado que nunca pasa nada cuando se pone una denuncia de que los agarran o le recuperan sus cosas si te roban y además, yo lo constataba en persona cuando iba a la Fiscalía y nadie me daba razón de mi asunto.

La verdad ya había perdido las esperanzas de que se hiciera justicia.

Ese estaba comiendo y me avisaron que lo habían detenido, me puse muy contento y sentí como si me regresara la confianza y pensé que si se iba a hacer justicia.

Pues que decepción nos llevamos, resultó que ya había pasado mucho tiempo y que el delito como no era muy grave según la ley, pues ya había como caducado.

Lo dejaron en libertad, a mi nadie me pagó, el ministerio público me echó la culpa de que como yo no iba a llevar más pruebas no se pudo hacer nada para que no se perdiera el delito.

Quisiera saber, si se supone que ellos están para defenderlo a uno, porque no hacen su trabajo si para eso les pagan, pero si no lo hacen bien a ellos quien los castiga.

Prescripción

Artículo 102 (Código Penal Estado de Zacatecas).- La prescripción de las acciones se interrumpirá por las actuaciones que se practiquen por el Ministerio Público o por el juez, en la averiguación acerca del delito y sus autores aunque, por ignorarse quienes sean éstos, no se encaminen las diligencias contra persona determinada.

La prescripción se interrumpirá, también, por el requerimiento de auxilio en la investigación del delito o del delincuente, por las diligencias que se practiquen para obtener la extradición internacional, y por el requerimiento de entrega del inculpado que formalmente haga el Ministerio Público o el juez al de otra entidad federativa, donde aquél se refugie, se localice o se encuentre detenido por el mismo delito o por otro.

En el primer caso, también se interrumpirá con las actuaciones que practique la autoridad requerida; en el segundo, subsistirá la interrupción, hasta en tanto ésta niegue la entrega o desaparezca la situación legal del detenido que dé motivo al aplazamiento de su entrega.

“La prescripción de la acción penal, más que un beneficio para el inculpado o un derecho procedimental, es una sanción para la autoridad encargada de investigar y perseguir los delitos, ante su inactividad o deficiente actividad; se reitera, porque la potestad sancionadora del Estado no puede extralimitarse del tiempo prefijado que condiciona su validez”. (Registro Núm. 43677; Décima Época; Tribunales Colegiados de Circuito; Semanario Judicial de la Federación).

Don`t copy text!