|  

La Plaza Aréchiga, un tesoro de Jalpa y una de las más bonitas de Zacatecas

La plaza es donde los jalpenses se reúnen para pasar un rato agradable.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
La Plaza Aréchiga es una de las más emblemáticas de Jalpa. / Foto: Rocío Ramírez

JALPA. – Si usted va de paso o es originario de Jalpa, segurito que ya conoce la Plaza Aréchiga, que es uno de las plazas más importantes del municipio, en las que usted se puede tomar unas fotos realmente hermosas.

Y es que éste es uno de los lugares más famosos en  Jalpa y también uno de los más queridos de este pueblo, porque justo el jardín o la plaza son lugares obligados para ver a los amigos o tener una cita con la pareja.

En la Plaza Aréchiga todas las familias quedan de verse para pasar un momento agradable, ya sea comiendo una nieve o un agua fresca en la sombra cuando hace mucho calor.

Lo anterior, ya que los habitantes de Jalpa cada que ven la Plaza Aréchiga se dan cuenta de que es un lugar hermoso y que es un hecho que es una de las más bonitas de Zacatecas.

Situada en pleno centro de la cabecera municipal, esta plaza es un sitio de reunión para grandes, chicos, propios y extraños, con abundantes laureles de la India e imponentes palmeras.

La Plaza Aréchiga es una de las más emblemáticas de Jalpa. / Foto: Rocío Ramírez

Un lugar de tradición

Con todos esos ingredientes, este lugar es un sitió cálido para soportar las altas temperaturas que azotan al pueblito durante el verano, y se vuelve un lugar de pláticas y reencuentros en el invierno cuando se celebra la Feria Regional.

Si usted pasea por la Plaza Aréchiga, sin dudas, va a salir de ella con una sonrisa, pues no falta el comerciante que venda algo delicioso.

Lo anterior, porque por ahí se encontrará grandes delicias para saciar el hambre, ya que en el lugar está la nieve de vainilla de don Pancho o los duros de don Rafa; o hasta puede comprar una fruta fresca o un raspado.

Por las tardes, en la Plaza Aréchiga segurito se va a encontrar varios abuelitos que se reúnen con los amigos y también verá a los niños jugando a la pelota, paseando en bicicleta o simplemente disfrutando del lugar.

Aunque la Plaza Aréchiga en general es un emblema de Jalpa y es muy querida por todos, un punto especial es su quiosco, que es de cantera y lo construyó el arquitecto empírico Emiliano Pilar.

Alrededor de la plaza hay vendedores de muchas delicias. / Foto: Rocío Ramírez

La historia de Jesús Aréchiga

El quiosco de la Plaza Aréchiga es una de las obras más grandes de este arquitecto, pues el famoso cantero hizo también el altar de la Parroquia del Señor de Jalpa.

Esta plaza se llama así en honor al General Brigadier J. Jesús Aréchiga Mojarro, quien fue un importante militar zacatecano, cuyo honor y nombre fue muy grande.

Tan importante fue que La Marcha de Zacatecas llevó originalmente el nombre de Marcha de Aréchiga.

Sobre ese tema, el cronista municipal de Jalpa, Héctor Pascual Gómez Soto cuenta que Genaro Codina compuso la melodía en honor al General Aréchiga y éste no quiso que llevara su apellido.

Y fue finalmente que decidieron ponerle el nombre de La Marcha de Zacatecas.

Por otro lado, el cronista también señala que La Marcha de Zacatecas fue tan inspiradora y llegó a escucharse tan lejos que incluso Benito Mussolini pidió que le dieran chance de usarlo.

Y es que este dictador italiano (aliado de Hitler), luego de muchos años de la creación de La Marcha de Zacatecas, pidió permiso para usar la melodía como motivación para las tropas italianas.

Finalmente, en Jalpa, se colocó en el 2012, una placa conmemorativa del jardín, y en el 2016, se colocó un busto con la imagen del militar jalpense.

Así que no pierda la oportunidad de conocer la Plaza Aréchiga y mostrarle al mundo lo hermosa que es y lo importante que es para la historia de Zacatecas.

Este lugar tiene el nombre del militar zacatecano Jesús Aréchiga. / Foto: Rocío Ramírez

Don`t copy text!