Faltos de atención - Imagen Zacatecas

  |  

El tiempo - Tutiempo.net



Faltos de atención

Faltos de atención

Redacción Zacatecas

   |  20 marzo, 2018

Faltos de atención

Gran bullicio estaba armado por la ventanilla de la prefectura de la escuela secundaria,  un grupo de muchachos de segundo “A” manifestaban inconformidad por estar recibiendo un reporte de mal comportamiento, lo cual incrementaría las faltas al reglamento escolar y les aproximaba a las sanciones establecidas en el mismo.

El maestro Anselmo intentaba hacer entrar en razón y persuadirles de aceptar la incidencia, argumentando de manera racional la situación por la que estaban pasando.

Parecía inverosímil que siete adolescentes defendían su caso expresando que habían salido de clases con una cubeta, para llevar agua y asear el aula, “no es posible ocupar a tantas personas con una sola cubeta”, exponía el prefecto, “por favor expliquen eso”.

Los muchachos de enfrente bajaban la cabeza para reír y los de atrás se cubrían la boca conteniendo las carcajadas o negaban a discreción.

“Ya profe, perdónenos por esta vez, le aseguramos que nos portamos bien. 
Es cierto que confundimos al maestro y sin querer nos dejó salir a varios, pero andábamos practicando penaltis a la cancha de fútbol, sin distraer a otros, sólo éramos nosotros”.

En los últimos días se habían incrementado las quejas de otros maestros, porque estos jóvenes deambulaban por los pasillos, corriendo y haciendo ruido, lo cual provocaba incomodidad en el desarrollo de las clases en otros grupos.

Había una circunstancia adversa. Llevaban dos meses de iniciado el ciclo escolar y aún faltaban de asignar al maestro de tecnologías y el docente de artes. En total diez horas a la semana sin la atención en clase, era un factor desfavorable para estos jóvenes.

El director había hecho varias gestiones con las autoridades estatales, pero no encontraban al personal que aceptara ir a trabajar a ese plantel, dada la remota situación geográfica de la comunidad.

Primero llegó el maestro de danza folclórica, quien recibió también la encomienda de ser el asesor del grupo en comento. Confiaba en la fuerza del trabajo para disciplinarlos. Explicó detalladamente la situación de reiteradas llamadas de atención a los muchachos e invitó al maestro a conocerles, orientarles y acompañarles en las diversas dinámicas escolares, pues ya se advertía cierto grado de rezago en el grupo. 

La semana siguiente arribó el profesor faltante quedando cubierto todo el horario de actividades. En muy pocos días estos adolescentes dieron muestras de talento y capacidad para cumplir de manera sobresaliente.

Estos estudiantes constituyeron parte importante en varias actividades. La mayoría fue aceptada en el equipo de fútbol, otros se distinguieron en atletismo, tres de los más inquietos quedaron en la selección del ballet de danza, seis en el equipo académico, diez más en grupo de poesía coral y prácticamente todos abrazaron al taller de electricidad.

Al director le asistía la razón. Los alumnos generalmente tienen disposición hacia el trabajo. Es por ello importante tomarles en cuenta, respetarles, otorgarles atención, entusiasmo, brindarles confianza y presentarles oportunidades de desarrollo. Ellos harán el resto.

*A Chacho, Toto, Jero, Osciel y Edgar Gtz., por su maleabilidad hacia la educación.

Imagen Zacatecas – Huberto Meléndez Martínez

Comentarios
Don`t copy text!