|  

Mineros de nuevo se queda en la orilla, ahora fue en la semifinal

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Jaime Mora.

Concluye el primer año de la nueva era de los Mineros en el torneo de Expansión, dos torneos en donde el tope fue la fase de semifinal en el Clausura 2021, en tanto que previamente en el Apertura 2020 se llegó solamente a los Cuartos de Final.

En términos generales se deben de considerar buenos los resultados al ser una nueva etapa en este nivel, a donde se incorporaron varios elementos jóvenes y algunos experimentados. Dos torneos en donde el equipo de los Mineros tuvo buenos y no tan buenos momentos, pero que al ser grupo nuevo se debe de agradecer lo realizado.

En el primer y segundo torneo en las liguillas, las cosas de visita fueron complicadas pues tanto en Tampico como en Tepatitlán se pagaron facturas muy altas y ahí radico la clave para ser eliminados. Frente a la Jaiba apenas iniciado el partido, en tanto que frente al Tepatitlán fueron 20 minutos de pesadilla para terminar el encuentro.

En el torneo recién concluido, el equipo mostro altibajos, comienzo incierto y al final buen cierre.

Aunque los dos partidos finales no fueron del todo bueno, al cerrar con empate en casa y caída de visita. Al parecer eso influyó en algo el estado emocional.

Ciertamente en el partido de repechaje se consiguió un triunfo avasallador frente a los Alebrijes a quienes se venció seis goles por cero. Este triunfo bien pudo generar confusión emocional, pues se venía de dos partidos malos y de repente un triunfo más que contundente.

En cuartos de final frente a Tapatío un avance tranquilo al ganar los dos encuentros tanto de visita como de local. Tranquilidad emocional elevada y al parecer no se consideró el buen manejo de esa emoción.

Luego el partido de semifinal y una caída de tres por cero como visitante. Sin duda una serie de altibajos emocionales que requerían atención, especialmente fuera de la cancha. Cabeza fría para analizar las condiciones para el partido de vuelta.

En éste encuentro rápidamente se acortó la distancia al conseguir el primer tanto apenas a los 17 minutos de juego. Y ahí nuevamente un estado emocional que conforme avanzó el tiempo no se pudo o supo manejar.

El tiempo fue factor, al avanzar generó incertidumbre para los Mineros e iba dando tranquilidad a los visitantes. Para colmo al minuto 70 el empate a un gol y después solo cuestión de tiempo para concluir con la derrota.

Una derrota muy dolorosa para todos; jugadores, cuerpo técnico, directiva y obviamente para la afición, a quien se le había ofrecido un partido “A lo Minero”.

Pero mientras el balón se pone a rodar nuevamente, nosotros aquí seguimos….Deportivamente.

Don`t copy text!