|  

Edición
Impresa

28 de noviembre

28 de noviembre

Nace en 1963 la Escuela de Enfermería en Fresnillo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Carlos López Gámez.

El tiempo sigue su andar sin que nadie lo impida, en el abrupto camino deja una imborrable huella de aciertos y
desaciertos. Todo ello de acuerdo a cada instante en que el ser humano se tuvo que enfrentar a situaciones del todo
imprevistas, entre ellas calamidades, consecuencias naturales o preconcebidas que dejaron sangre y lágrimas regadas en la agreste tierra.

En tiempos sumamente difíciles en El Mineral, cuyos habitantes se quitaban de encima los nefastos e inquietantes efectos posrevolucionarios y otros derivados de la Segunda Guerra Mundial, así como de una creciente y permanente inestabilidad política y económica en este país, en los 60 del siglo anterior se hacía sentir una sentida y enérgica exigencia de la juventud fresnillense: tener instituciones de enseñanza superior.

Se carecía totalmente de ellas en esta ciudad, solamente se podía aspirar a la enseñanza media superior, la
secundaria, preparatoria y academias comerciales. Para ser alumno de estas instituciones se tenía que pagar elevadas cuotas para que los jóvenes fueran admitidos en los únicos planteles existente desde los 40.

Lo ocurrido en los primeros años de los 60 fue, a la fecha, la respuesta de un pueblo unido y luchador por su propio
bienestar. La sociedad exigió, en este caso, para que la ciudad minera tuviera una escuela de Enfermería.

Quienes se interesaban en adquirir los fundamentales conocimientos para ejercer la profesión de acuerdo a la demanda de los centros hospitalarios en funciones tenían que acudir a la ciudad de Zacatecas. La situación económica de la clase trabajadora, en su mayor parte, no disponía de recursos para enviar a sus hijos a la capital de la entidad.

Se tuvo que luchar contra las fuerzas contrarias a los deseos de que los jóvenes se superaran en estudios, los principales obstáculos eran por lo general políticos y económicos; predominaban los criterios de los nefastos caciques y caudillos. Se superaron finalmente y el ejemplo es indiscutiblemente: la Escuela de Enfermería en Fresnillo; su origen data de 1963.

Debemos subrayarlo y difundirlo con la ampliación obligada para que usted no lo olvide y mencionaremos a quienes participaron en esta lucha, destacaron en su momento y llevaron a la humanidad una institución de la cual han egresado generaciones que, en el presente, son parte de ese ejército de seres humanos que se entregan totalmente para preservar la salud pública sin temor a nada ni nadie.

Fueron factores fundamentales: la visión y entrega del doctor Gerardo Ruiz González como director del Hospital Regional de Fresnillo y de la enfermera Esthela Ibarra Gutiérrez, recién egresada del curso de Administración y Docencia, comisionada por los Servicios Coordinados de Salud, incorporándose al nosocomio regional.

El 2 de septiembre de 1963, fecha en la cual la ciudad de Fresnillo conmemora un aniversario más de su nacimiento,
se inaugura la escuela. El primer grupo fue integrado por nueve alumnas. Se utilizaron las instalaciones del Hospital
Miguel Hidalgo como aulas y se adaptaron dormitorios. Las prácticas fueron en los dos nosocomios.

Los programas educativos que desde el principio se utilizaron en la capacitación del alumnado llamaron la atención de jovencitas de otros municipios aumentando continuamente las inscripciones, incluso de otras entidades, lo cual obliga a las autoridades sanitarias a crear espacios apropiados para quienes venían del interior del país, incluso familias del rumbo del Regional dieron alojamiento LA POBLACIÓN exigió que Fresnillo tuviera una escuela de Enfermería.

La escuela, desde sus orígenes, lleva el nombre de Beatriz González Ortega en reconocimiento a las acciones emprendidas por la maestra en los aciagos años de la Toma de Zacatecas, quien creó una brigada de voluntarios
para atender heridos de ambos frentes en la batalla.

Esta institución a través de los años ha sido objeto de atenciones requeridas tomando en cuenta su crecimiento
natural. A la fecha requiere de una reprogramación urgente por su crecimiento en estudiantes de ambos sexos. El plantel, luego de estar funcionando con infinidad de limitaciones en sus primeros años de servicio, finalmente en 1966 tuvo las instalaciones propias de una escuela posterior a la participación de autoridades municipales, siendo
alcalde Heriberto González García y la participación del CAPFCE.

A partir de 1977 se tuvo el reconocimiento en la Dirección General de Profesiones, entre otros logros alcanzados en aras de la capacitación profesional y humana del estudiantado. En la historia de esta institución aparecen registrados los nombres de personas que se sumaron al proyecto y lo principal, que continúan apoyando al plantel. Instituciones médico asistenciales de la entidad, públicas y privadas, de varios estados, inclusive en el extranjero destacan enfermeras y enfermeros egresados del plantel.

Respetados maestros y alumnos, han sido pilares de la preservación de la salud pública en Fresnillo.

Don`t copy text!