Real de Catorce, el lugar ideal para viajar - Imagen Zacatecas

  |  

El tiempo - Tutiempo.net



Real de Catorce, el lugar ideal para viajar

Este pueblo queda a aproximadamente cuatro horas de la capital zacatecana.

Avatar

   |  12 noviembre, 2020

La sencillez es algo que distingue las visitas a este lugar y siempre se encuentra lo mejor en comida y artesanías. | Fotos: Carlos Montoya.

SAN LUIS POTOSÍ.- Hay un lugar lleno de magia, misticismo y energía que ilumina el alma de todo aquel que lo visita, hablamos de Real de Catorce.

Ubicado en la zona norte del estado, a 2 mil 728 metros sobre el nivel del mar, Real de Catorce, es un lugar muy atractivo para los zacatecanos que quieren salir de la rutina, pues un fin de semana basta para conocerlo.

La parroquia de la Purísima Concepción tiene detalles en cada uno de sus rincones.

En este sitio se dio a lo grande la minería gracias a las ricas vetas de plata que ahí se localizan, casi a la par de las localizadas en Zacatecas y Guanajuato.

Cuando acabaron con la actividad minera, el sitio quedó desolado, por lo cual se le consideró un pueblo fantasma, donde quedaron vestigios de lo que fueron en su momento las minas, que en la actualidad son atracciones turísticas.

Veneran y le tienen mucha fe a San Francisco de Asís.

Mística aventura de principio a fin

Al entrar al pueblo inicia una aventura llena de cosas inesperadas, ya que todo comienza con el recorrido del túnel Ogarrio, que tiene una longitud de más de 2 kilómetros, donde el olor a humedad y las paredes arqueadas dan una sensación especial.

Caminar por sus calles empedradas contemplando las viejas construcciones de piedra que le dan forma a las casas y casonas, que ahora son hoteles u hostales, es transportarse en el tiempo.

Actualmente no hay tantos visitantes pero se disfruta.

El olor a leña es constante, pues en muchos lugares que venden comida a los turistas la siguen utilizando para preparar los alimentos, lo que hace que la experiencia sea única.

Algunos de los lugares más representativos del pueblo, que debe su nombre a la moneda de nombre Real y Catorce por los ladrones que las robaban, son la plaza Hidalgo, la parroquia de la Purísima Concepción donde se Venera a San Francisco de Asís, la calle Real y el panteón donde existe una iglesia en el interior.

Cuando cae la noche se convierte en un lugar místico.

Las artesanías también abundan en el pueblo, principalmente la de los huicholes, quienes pasan por esta ruta en su viaje a uno de sus lugares sagrados: el cerro del Quemado. 

Una opción económica y que vale mucho la pena

Real de Catorce es una buena alternativa para conocer lugares mágicos que dan la posibilidad de transportarse en el tiempo y remontarse al siglo 18 cuando fue su esplendor.

Este pueblo queda a aproximadamente cuatro horas de la capital zacatecana y se llega más fácil por la carretera a Saltillo.

Lo mejor es adentrarse en el desierto en busca de peyote.

En la zona pueden encontrarse excelentes opciones para hospedarse a precios muy accesibles que tienen una enorme ventaja, se apoya a las familias que radican en el lugar para mantener la economía de sus hogares.

Lo mejor es que siempre hay comidas típicas llenas de sabor y de un toque mágico de Real de Catorce.

Comentarios
echo"
Don`t copy text!