|  

El tiempo - Tutiempo.net

Pasión y amor en cada producto de doña Lucy

Desde hace tres décadas eligió su oficio y está muy orgullosa por sacar a sus hijas adelante gracias a el.

Avatar

   |  27 noviembre, 2019

El queso fresco y las gorditas es lo más vendido.

ZACATECAS.- Desde la comunidad de Chilitas, al menos tres veces a la semana, llega una mujer trabajadora a esta capital zacatecana, quien ha dedicado 34 años de su vida a fabricar y vender los productos comestibles que ella misma elabora con ayuda de sus cuatro hijas; nos referimos a doña Lucila Valerio Ortiz.

A sus 54 años, la señora Lucy, tiene las fuerzas suficientes para preparar el nixtamal con el que elabora artesanalmente las tradicionales gorditas de horno que vende en la plazuela Genaro Codina en el Centro Histórico.

A las 10:00 de la mañana llega a la capital zacatecana para comenzar con la venta de sus gorditas y después se retira a su hogar en Chilitas a las 5:00 de la tarde para continuar con la preparación de los productos que venderá al día siguiente.

Entre las delicias gastronómicas que vende, se encuentran quesos frescos, jocoque, requesón, miel de abeja y de maguey, pinole para el atole, mermelada de membrillo, tortillas hechas a mano entre muchas otras exquisiteces 100% zacatecanas.

Desde hace más de tres décadas doña Lucy comenzó el oficio de comerciante, mientras que su esposo se dedica a las labores del campo.

“De este puestito dependemos cinco familias, cuando no vengo yo viene una de mis hijas o una de mis dos nueras y así nos rolamos, solo los domingos descansamos”, dijo la señora Lucila al mismo tiempo que atendía a sus clientes quienes la tienen bien ubicada y se han convertido en los más fieles.

Los precios que maneja ayudan a la economía familiar, puesto que, no son elevados y son productos artesanales, hechos con ese toque de pasión y amor que le pone en cada producto doña Lucy.

Agregó que, ella empezó con su negocio hace 34 años, cuando su hija la más grande tenía cuatro meses de nacida; desde entonces sacó adelante a toda su familia junto con su esposo; ambos trabajaron arduamente para que a sus hijas nada les faltara.

Ahora ya son un equipo de trabajo que unen esfuerzos para no dejar caer esta tradición familiar que se ha arraigado en el gusto de las familias zacatecanas que acuden a ellas para comprarle alguno de sus productos.

“Para agradarle a nuestros clientes, la clave es hacer todo con gusto, así nuestros productos sabes más sabrosos y eso hacemos todos los días, me gusta todo de mi trabajo”, comentó doña Lucy quien dejó en claro que mientras ella siga teniendo fuerzas seguirá comercializando sus productos 100% zacatecanos.

Comentarios

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.