Para no perder una amistad

El caos es rechazar todo lo que has aprendido. El caos es ser tú mismo.


Con este ritual te renovarás espiritualmente.

Necesitarás:

  • Una olla pequeña de barro cocido
  • Un litro de vino tinto
  • Unos granos de mostaza
  • Dos cucharadas de azúcar blanca
  • La piel de un limón
  • Un puñado de florecitas de lúpulo seco

Si tienes una amiga o amigo que no quieres perder, debes de realizar con él o con ella este ancestral ritual.
En la olla de barro echa el vino, los granos de mostaza, el azúcar, la piel de limón y el puñadito de lúpulo. Remueve bien la mezcla, llena dos vasos (uno para él y otro para ti) y alzándolos en forma de brindis repite:

“Por Santiago
por San Juan
por la Santísima Trinidad
que nunca muera
esta eterna amistad
que así sea y así es.”

Acto seguido, ambos beben el brebaje, de ser posible de un tirón y sin que no quede ni una sola gota en el vaso.