|  

Edición
Impresa

17 de octubre

17 de octubre

Olga le ofrece desde una gordita hasta un menudo

Los papás de Olga le enseñaron a preparar comida para su negocio.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
La fresnillense le atiende en su puesto llamada Chata en el Mercado Poniente, desde las meras 7 de la mañana. | Fotos: Ángel Martínez.

FRESNILLO.- Desde niña, Olga Martínez conoció el comercio, pues sus padres a eso se dedican; ahora ella ya comenzó a ser su propia jefa y puso su puesto de gorditas y menudo.

Para Olga Lidia Martínez Torres no le es ajeno el servicio de la atención al cliente debido a sus papás. Por ello, lo más natural es que ella se dedicara a lo mismo; pero ella le puso su toque al meterse al negocio de los alimentos.

Lo anterior, porque la fresnillense aprovechó que su mamá, Bertha Torres, le enseñó a cocinar y que su sazón le gustaba a sus parientes cada vez que cocinaba.

Dice que la inseguridad y el Covid bajaron sus ventas.

Fue así que Olga se animó a montar su puesto que le conocen como Gorditas Chata, donde puso sus talentos culinarios para dar a conocer su delicioso producto, desde rajitas con queso hasta el tradicional chicharrón prensado en una gordita hecha a mano.

“Desde pequeña he estado en esto del comercio, ayudando a mi familia y desde hace varios años es a lo que decidí dedicarme y con mucho gusto preparo las gorditas”, mencionó la fresnillense.

De esta manera inicia a hacer la masa y poner a chillar las cacerolas a eso de las 7 de la mañana, tiempo en que el Mercado.

 

Poniente se llena de colores y olores para comenzar a tener todo listo para recibir a los primeros clientes.

Todo empezó con los crudos

Fue así que los fresnillenses empezaron a conocer el sazón de Olga, el cual les encantó y por ello, desde muy temprano se dan cita a su negocio para calmar el hambre que les da a la gente tempranera.

Sin embargo, muchos de sus comensales son de otros lugares, sobre todo de las zonas rurales de Fresnillo, quienes le dijeron que por qué no se hacía un menudo, pues no es un platillo que comúnmente ellos pueden disfrutar.

Las gorditas y las tortillas que tiene en su negocio son hechas a mano.

A Olga no le pareció mala la idea y se puso manos a la obra, desde conseguir una buena pancita de cerdo hasta el orégano para darle un sabor a ese platillo tan famoso en Zacatecas.

De esta manera, además de ofrecer variados guisos para las gorditas, Olga siempre tiene menudo, el cual dicen que es bueno para la cruda, así que vaya a probarlo y tiene hasta las 6 de la tarde, tiempo en que ella cierra su negocio.

Días complicados, pero no raja

A decir de Olga la pandemia sumada con la inseguridad que arrasa a El Mineral, pues las ventas se fueron hasta los suelos, para no decir hasta los Infiernos, pues la clientela le ha bajado un 70 por ciento.

El menudo es el consentido de la raza que viene desde lejos.

Sin embargo, Olga no se rinde, porque la mayoría de los pobladores de Fresnillo son gente buena que trabaja para poder salir adelante y hacerse de sus cositas de manera honrada.

Por ello, la fresnillense detalló que esta contenta por poder desarrollar su trabajo, pues es su propia jefa y hace lo que le gusta.

Es así que su sazón viene de que hace las cosas con amor y le da gusto que sus clientes se chupen los dedos.

Desde unas rajas hasta un chicharrón le sirve en las gorditas.

Es así que Olga agradece la preferencia de sus comensales, pese a que existe mucha competencia en el municipio y sobre todo en el Mercado Poniente, en donde usted puede ir a visitarla.

Don`t copy text!