Nieves Don Toño, 63 años de sabores exóticos en Tabasco - Imagen Zacatecas

  |  

El tiempo - Tutiempo.net



Nieves Don Toño, 63 años de sabores exóticos en Tabasco

Las “Nieves Don Toño" tienen más de 63 años refrescándole las tardes a sus clientes.

Avatar

   |  2 diciembre, 2020

Para ayudar a un amigo, don Toño hizo nieve de naranja. | Fotos: Rocío Ramírez.

TABASCO. – Para los calores que azotan el Cañón de Juchipila, uno de los antojos más ricos y deliciosos a disfrutar son, sin duda, las nieves, más aún las de garrafa, de esas que se especializa la familia de don Toño.

Las delicias frescas son mejores cuando conservan su elaboración artesanal, lo que conocemos como nieves de garrafa, las cuales nos sorprende con sabores exóticos y, para muestras, las de Tabasco.

El sabor clásico es el de vainilla con su guayabate.

En la tierra de los Hermanos Magdaleno, sí… la de los dulces, la de la presa más grande del Estado, en Tabasco pues, se vende también una de las nieves de garrafa más ricas y famosas del Cañón de Juchipila

Y no hablamos de cualquiera sino de las “Nieves Don Toño”, que tienen más de 63 años refrescándole las tardes a sus clientes, quienes aman cada sabor.

El que sigue esta deliciosa tradición es Carlos Martínez, nieto de don Toño, quien vende todos los días su nieve de garrafa y quien comparte las chocoaventuras de un abuelito que endulza el paladar.

Ayudó y la suerte lo bendijo

Carlos platicó que su abuelo don Toño (Q.E.P.D.) inició con la venta de nieves en el año 1957, desde entonces sus nieves son muy buscadas por los tabasquenses y por los visitantes.

La primera delicia que vendieron fue en 1957.

Una de las experiencias que le gusta compartir es que una vez don Toño se fue a Tayahua, pues generalmente visitaba las comunidades y rancherías en la búsqueda de elevar sus ventas y llevar algo fresco a la gente.

La suerte le sonrió en aquella visita al municipio de Villanueva, pues se le acabó toda la nieve, los barquillos, los vasitos, ¡todo! Pero su amigo que vendía naranjas, no pudo vender nada.

Entonces don Toño decidió hacer nieve de naranja y además de alivianar a su amigo, se hizo famoso con la delicia de este cítrico y mandarinas, las cuales aún se pueden disfrutar.

Los nuevos sabores gustaron tanto que tuvieron que entregar la nieve en cartoncitos, pues ya no tenían ni vasitos ni nada en que dar la nieve, así que los cartoncitos fueron su mejor opción.

Sabores que solo en Tabasco hay

Como en todo negocio hay mejores temporadas que otras, para Carlos y sus nieves, la mejor temporada para la venta es diciembre; ¡aunque haga frío! Porque vienen los norteños a la feria.

Preparan las nieves con fruta de temporada, la favorita es la de pitaya.

Sin embargo, este año no habrá feria, lo cual le desanima un poco; pero uno tiene que seguir trabajando, así lo hace Carlos, quien siempre tiene la mejor actitud para trabajar.

Por otro lado, la Semana Santa es también de sus mejores tiempos por el Festival de la Alegría que hacen en Tabasco, celebración que se realiza en la famosa Carrera de Ramos y el Viacrucis Viviente.

Si bien la nieve suele tener sabores de cajón como vainilla, fresa y chocolate, por mencionar algunos, en Nieves Don Toño hacen sabores de temporada, ahorita por ejemplo ofertan nieve de mandarina, la cual es una verdadera delicia.

El sabor original, es decir con el que empezaron, es la nieve de leche con sabor a vainilla, la cual se elabora con fuego de leña y con productos frescos, lo que le da ese sabor tan rico y característico de casa.

Esta delicia es la más buscada y popular, ya que la pueden acompañar con guayabate, la cual es una especie de mermelada elaborada con guayabas.

La nieve de mandarina es la que traen de temporada.

Aunque precisamente la nieve de vainilla es la más famosa y pedida, sus sabores van más allá de eso, pues le sigue la de limón, que generalmente se vende todo el año.

Sin embargo, no podemos olvidar la delicia de fresa, durazno, mandarina, nuez y una de las más solicitadas en la temporada es la de pitaya, la cual buscan en mayo y junio, que es cuando se da ese delicioso fruto.

Aunque usted no lo crea puede encontrar a Carlos en la esquina del Mercado Juárez y en contra esquina de la Plaza Principal, así que no le piense más y vaya por su nieve de mandarina.

Carlos es nieto de don Toño y sigue la refrescante tradición.
Comentarios

Don`t copy text!