|  

Magdalia, una mamá de fuego al estilo jalpense

Magdalia es la jefa de Departamento de Protección Civil y Bomberos, y además es mamá.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

JALPA.- Se viene el Día de las Madres y para reconocerles todo lo que sacrifican, hoy le hablamos de Magdalia Ruelas López, un ejemplo del valor que tiene una mujer frente a la adversidad siendo bombero.

Y es que Magdalia no solo es madre sino que, además, muchas veces pone en riesgo su propia integridad con tal de ayudar a otros.

Toda su vida la ha dedicado a ayudar a otros y eso la ha llevado muy lejos.

Con 30 años, ella ha dedicado más de 7 a servir, a ayudar, a hacer de todo por otros, pues es mujer, mamá y bombero.

Es así que su valor y entrega la ha llevado a ocupar hoy las riendas del departamento.

Magdalia es la jefa del Departamento de Protección Civil (PC) y Bomberos, ahí también se encarga de los papeles en la administración municipal de Apozol, ocupación que combina con la dicha y la responsabilidad de ser mamá.

Magdalia es jefa del Departamento de Protección Civil de Apozol.

Madre que inspira

Mague tenía apenas 20 años cuando se convirtió en madre, y en sus manos tuvo a su preciosa niña, que llamó Alexia, que hoy tiene ya 10 años y quien de grande quiere ser doctora.

Inspirada en su madre, Alexia se quiere convertir en una mujer valiente, fuerte y entregada para ayudar a los demás.

Según nos cuenta, a ella siempre le llamó la atención, ayudar a otros, pues su madre la ha llevado a varios asilos de ancianos, a la Cruz Roja en Jalpa debido a su trabajo. Por ello, quiere ser doctora.

El sueño de su hija es ser doctora y ayudar a los demás.

Su vocación la llevó lejos

Actualmente, Mague está en PC y Bomberos de Apozo, donde los riesgos han sido muchos, pero las satisfacciones también; además para ella todo lo vale por su hija.

Lo anterior, porque Alexia es una razón para siempre salir adelante por y para ella.

“La adrenalina corre por el cuerpo cuando una emergencia se presenta”, cuenta Mague; sin embargo, siempre se encomienda al Creador para atender a cada llamado.

Para esta mujer los retos son grandes, pero más grande es su voluntad y su fuerza.

Y lo primero que pide, es que quiere salir de ahí con bien, para regresar a casa con su hija y con sus padres.

Como nos cuentan, al ser una corporación pequeña, los bomberos de Apozol hacen de todo y Mague también, desde atender accidentes automovilísticos, hasta ir a apagar enormes incendios, atender enfermos, mujeres embarazadas y hasta trasladar enfermos de Covid-19.

“La pandemia ha sido una de las cosas más difíciles que he pasado en mi trabajo”, señala Mague, pues sabe que ante una enfermedad distinta hay tan pocas herramientas para ayudar, y ha sido algo que lamenta mucho.

Su hija es lo más importante para ella y su razón de trabajar.

Mague comenta que ha visto cómo el virus acabó con grandes personas en solo cuestión de días.

“Lo más triste de atender pacientes de Covid, ha sido luchar con la desesperanza, cuando ellos presienten que no van a sobrevivir”, dijo la jalpense.

En su caso, había pacientes que le decían: “me voy a morir, dile a mis hijos que los amo”, pero además hubo un caso que la marcó mucho, el fallecimiento por Covid del médico Santiago Meza Espinoza.

Ella se siente contenta de salvar vidas.

Esto porque él era un médico tan entregado a su labor, a su trabajo y a su muerte le dejó un gran vacío, no solo a Magdalia, también a los moyahuenses, pues el doctor fue un hombre de gran entrega.

El motivo de su vida

Desde que nació su pequeña Alexia “se convirtió en mi todo, por ella y para ella lucho siempre para salir adelante, para ofrecerle una vida digna”, dice Mague.

También comenta que su niña, cada día crece y demanda más atención. Por lo que realmente le ofrece tiempo de calidad y no cantidad, porque cantidad no tiene, trabaja turnos de 24 horas y descansa 24 horas también.

Por ello, cuando está libre, descansa y siempre convive, pasea y juega con ella.

Magdalia es una mujer inspiradora que además de madre es bombero.

Con la pandemia también se les modificó el modo de recibir clases y era muy difícil de sobrellevar para ella. Tal como comentó Mague, ella es una madre trabajadora, maestra y educadora para su hija.

Todas las tareas no son nada sencillas, porque generalmente en sus días de descanso suele estar muy cansada, porque está despierta de todo el día anterior.

Su hija es lo más importante para ella y su razón de trabajar.

Pese al cansancio, el estrés y el riesgo, todos los sacrificios valen la pena para ella, pues ofrece una mejor vida a Alexia, y disfruta de ser su madre, su guía y su ejemplo, y quiere verla llegar alto.

Por eso, siempre la apoya para que en un futuro pueda conquistar sus sueños y su anhelo: “ella lo vale todo, absolutamente todo” dice Mague, y por ella da todo lo que esté en sus manos para verla feliz.

Don`t copy text!