Francisco y Marisela refrescan su tarde en Jalpa - Imagen Zacatecas

  |  

El tiempo - Tutiempo.net



Francisco y Marisela refrescan su tarde en Jalpa

La pareja ya tiene 28 años dedicándose a esto.

Avatar

   |  11 marzo, 2021

Francisco y Marisela venden rica y fresca fruta para el calor. | Fotos: Rocío Ramírez.

La fruta es lo que más le pide la gente, sobre todo el mango.

JALPA.- El tiempo de calor azota fuertemente a Jalpa, donde parece ser que las personas se derriten por las altas temperaturas; sin embargo, Francisco Aguilar y Marisela Trejo refrescan a la población con su fruta picada, lista para comer.  

Con la llegada del semáforo amarillo, la población comienza a salir un pco más; incluso ya se atreve a comer antojitos en la calle, como las ricas frutas con limón y sal que se venden por ahí.

Este oficio es herencia de los padres de Francisco.

Si visita la Plaza Aréchiga, se encontrará a Francisco y a Marisela haciendo su trabajo de día a día, vendiendo frutas y otros antojitos, como raspados, churritos y algodones de azúcar.

Desde 1950, don Pancho y doña Chayo, padres de Francisco, se dedicaron a esto mismo; el jalpense siguió la tradición, pues ya tiene 28 años dedicándose al negocio de la fruta.

Durante un tiempo vendieron cubrebocas para salir adelante.

Hoy en día se ubica en la esquina oeste de la Plaza Aréchiga, ahí; Francisco junto a su esposa Marisela, ofrecen a los jalpenses y visitantes, sus refrescantes frutas picadas, como mango, piña, o sandía.

¡Lleve sus ricas futas!

En su pequeño puesto, también ofrecen botanas, como churritos o papitas con salsa; cocos y su agua, también raspados de distintos sabores, como tamarindo, piña, limón, vainilla y otros.

Tal como nos dice Francisco, lo que más se vende son las frutas, a la población le encanta el mango, la sandía, la piña y las frutas más frescas, las que se acompañan con chile en polvo y limón.

Aquí deleitan a toda la familia

Venden algodones de azúcar para endulzar la vida.

Según nos comenta, cuando tienen mejores ventas es durante los meses de diciembre y mayo; el primero por la Feria Regional y en el segundo, por ser la temporada de pitayas.

Como uno pudiera imaginarlo ya, la pandemia ha pegado muy fuerte a su economía, pues el virus afectó sus ventas, además, en 2020 tuvieron que dejar de vender y volvieron apenas en noviembre pasado.

En temporada podrá encontrar cocos, cañas y hasta pitayas.

Además de frutas, raspados y botanas, Francisco y Marisela también venden algodones de azúcar, y hasta los llevan a fiestas; aunque con la pandemia esto ha disminuido, porque no hay festejos como en otros años.

Salieron adelante a pesar del Covid

También venden churros y otras fritangas.

La pandemia no detuvo a esta pareja, pues Francisco y Marisela salieron adelante vendiendo cubrebocas que, aún venden, aunque dicen que su venta ha disminuido bastante.

La pandemia ha afectado sus ingresos.

Esto porque la competencia está muy reñida y tanto Francisco como Marisela, agradecieron mucho a la gente que los prefirió y gracias a eso sacaron adelante a sus tres hijos, que son el motor que los mueve.

Así es que ambos siguen saliendo día a día para continuar en su oficio a pesar de las dificultades; salen adelante con una sonrisa y dando un vasito de frutas muy frescas.

Comentarios
Don`t copy text!