|  

Ella tiene permiso de morder: Albina, la perra policía

Albina fue encontrada por una oficial en un bote de basura.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

GUADALUPE.- Ya dicen que los perros “son los mejores amigos del hombre” y los caninos también tienen una buena historia como nos muestra la oficial Beatriz y su perrita Albina.

Tal como nos cuenta la uniformada, Albina es una perrita pastor Belga Malinois que rescató cuando era una cachorrita y estaba enferma, eso sin saber que se convertiría en un elemento canino.

Todo eso pasó hace unos 8 años, y desde entonces, juntas se han dedicado a proteger y servir a la ciudadanía, pues Albina es un gran policía municipal.

Cuando la encontró estaba toda malilla, pero con cuidados creció fuerte.

La oficial Beatriz Bernal platicó que hace más de 8 años, ella se encontró a Albina en un basurero. A la cachorrita la tiraron a la basura.

Tal como cuenta, la uniformada estaba por tirar la basura, cuando estaba con sus compañeros de la unidad canina y que cuando tiraron las bolsas, escuchó el llanto del animalito que solo podía ser un cachorro de perro.

Aunque algunos de sus compañeros le dijeron que ya se fueran, ella decidió investigar y encontró a esta perrita en las peores condiciones imaginables y es que sí no hubiera sido por ella quizás hasta se hubiera muerto.

Albina empezó siendo policía al ver a los demás binomios caninos

Con cariño y cuidado salió adelante

La oficial Bety dijo que en ese entonces, Albina estaba toda llena de sarna, desnutrida y con las patas delanteras fracturadas. A pesar de todo eso, se la llevó, pues en ese momento pensó que, “obviamente no podía dejarla ahí” y se puso manos a la obra.

La oficial empezó dándole una buena atención y contra todo pronóstico, y es que sí estaba muy malita, Albina sí se mejoró.

De inicio no sabían bien qué raza era el animalito; pero igual la uniformada se comprometió a cuidarla y no pasó mucho tiempo para que se encariñara.

La oficial le vio talento y lo apoyó.

Gracias a la unidad que se armó entre las dos y a todos los cuidados que recibió, la perrita Albina se pudo rehabilitar a la perfección y hasta Bety la anotó para que fuera parte de los binomios caninos.

Y es que, a los poco meses ya de recuperada casi en su totalidad, la acercaron con los caninos policías y comenzó a mostrar que era buena para cuidar a quién lo necesitara.

Albina está certificada para morder.

Al ver cómo comenzó a aprender búsqueda gracias a copiar a los otros perros entrenados que había en la corporación, la oficial Bety decidió darle más entrenamiento y estar lista para las mordidas policiacas.

Su primer entrenamiento formal fue de ataque y protección y a partir de ahí la entrenaron hasta que llegó a estar certificada para todas las funciones que hace un perro policía, desde ataque, protección y otros entrenamientos.

Le falta poco para su jubilación

Después de su entrenamiento Albina fue utilizada en operativos, andaba de recorrido por la zona centro y en cada feria que se realizaba, ella siempre andaba detrás de los chicos malos.

Ahora, debido a su edad y que Albina además de protección y guardia es muy cariñosa, la retiraron de las calles y la pusieron a trabajar en programas de proximidad social.

Muchos años patrulló las calles.

En este tema, su guía Bety detalló que Albina se usa actualmente para terapias con adultos mayores y, antes de la pandemia, en escuelas.

Asimismo, actualmente Bety y Albina participan en programas de proximidad social y recorren algunos puntos de la ciudad para interactuar con las familias y participan en eventos de conciencia y cuidado de mascotas. De alguna manera entrena a la gente para que cuide a sus caninos amigos y no le pase lo que a ella.

Hoy día trabaja en programas de proximidad social, donde enseña a que cuiden de los perros.

El futuro de Albina será una jubilación y seguir teniendo una vida de cariño junto con su guía, la oficial Bety.

Don`t copy text!