|  

El tiempo - Tutiempo.net

Don Juan, peluquero tradicional y a mucha honra

Por más de 62 años, don Juan Manuel Álvarez Aguayo ha dedicado su vida a ser peluquero tradicional, actividad que actualmente pocos desempeñan en el municipio.

Ángel Martínez

   |  3 febrero, 2020

Foto: Ángel Martínez.

FRESNILLO.- Por más de 62 años, don Juan Manuel Álvarez Aguayo ha dedicado su vida a ser peluquero tradicional, actividad que actualmente pocos desempeñan en el municipio.

“Con orgullo digo que yo soy peluquero”, aseguró don Juan mientras realiza un corte de pelo a uno de sus clientes, de los que afirmó le honra con su preferencia desde hace varios años.

Ha resistido a las crisis de los hippies, las estéticas unisex y ahora los barber shop.

Cuando don Juan inició existían 35 peluqueros y con el paso del tiempo, tras varias crisis, fueron a la baja la presencia de éstos, pues ahora solo existen cinco o seis personas que se desempeñan en esta actividad.

Vino la época de los hippies y los peluqueros entraron en crisis, porque todo mundo quería traer el pelo largo, luego vinieron las estéticas unisex, que también afectó y ahora son las barber shop”, declaró.

Todo lo anterior ha perjudicado la existencia de peluqueros tradicionales, esos del caramelo rotador, de azul, blanco y rojo, y aquellos que ponen jaboncito y talquito para evitar la irritación de la piel.

Tuvo que aprender de chamaco, pues no había pa’ comer

Buscar ser el mejor en lo que hace

Entre los recuerdos, Don Juan platicó que cuando tenía 14 años no había recursos económicos para estudiar, por lo que buscó un oficio para desempeñarse.

Después de tocar algunas puertas, se acercó con quienes eran barberos y peluqueros para aprender de este honorable oficio, que con el paso de los años se convirtió en su principal sustento.

Acepta que la mayoría de sus clientes son hombres; pero también acicala a las mujeres.

Al principio no me gustaba; pero le fui tomando amor al oficio y lo hago con amor, porque me gusta”, añadió.

Lo anterior debido a que le gusta conocer gente nueva, que los caballeros vengan a disfrutar de un sitio, que además de un buen corte, tienen a un amigo que los escucha y aconseja.

No puedo faltar su jaboncito y su talquito para que no roce la piel.

 

Todos los días, la lucha de la sobrevivencia

Diariamente, don Juan inicia su jornada laboral a las 10 de la mañana y termina a las 8 de la noche, tiempo en el que atiende a sus clientes, en su mayoría a hombres.

La mayoría de las personas que lo visitan son de las comunidades de Fresnillo, quienes aprecian el trabajo bien hecho y que viene de generaciones.

Espera seguir en le negocio; a pesar de que los jóvenes no son sus clientes.

“Me ha tocado atender a mujeres; pero en su mayoría son hombres, ya mayores, los jóvenes son pocos los que vienen”, agregó.

Calificó como un arte el oficio que desempeña, del que dijo no cualquiera lo realiza, pues implica habilidad con las manos.

En sus 62 años en este oficio ha visto de todos los cabellos.
Comentarios

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.