|  

Dicen que limpiarán Fresnillo; pero doña María lo hace desde hace 14 años

Doña María sale a barrer las calles a pesar de la pandemia de Covid-19.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

FRESNILLO.- ¿Qué sería de nuestra ciudad sin la gente que la mantiene limpia? Las hormiguitas merecen nuestro reconocimiento, entre estas personas se gana la vida día a día, tenemos a María del Consuelo Alonso Páez.

Doña Chelo tiene 14 años en este trabajo, en el Departamento de Limpia. Y se dedicó a esto porque necesitaba sacar adelante a su hija, ella sola, y como de nada le servía lamentarse, se lanzó a trabajar.

“Tenía necesidad de sacar adelante a una hija y empecé a buscar solita trabajo en la Presidencia y me quedé como hormiguita”.

Desde hace 14 años es hormiguita.

Gracias a este trabajo honesto, doña María tiene la satisfacción de salir adelante y además ayudar a mantener bella a la ciudad que sin una buena limpieza estaría toda sucia y sería inhabitable, porque las personas tiran todo.

Al día de hoy María del Consuelo se mantiene activa en su trabajo, ya que se la pasó manteniendo a su hija y ella ya salió a tomar su rumbo sola, y ahora la doña busca salir adelante por sí misma.

Al día de hoy, su niña ya es una mujer; ahora sale adelante por ella.

Por eso le echa ganas a las zonas donde le toca barrer, ya sea al aire libre, bajo el sol caliente y a veces en el frío, lo cual no todos lo hacen.

Un trabajo de gran importancia

A diario su jornada empieza por las tardes y anda en diversas zonas del municipio de Fresnillo, donde existen personas de todo tipo, pues hay algunas personas que son bien maloras y sucias, pese a que ella ande limpiando.

Pese al Covid sigue trabajando a diario.

Y es que la verdad este tipo de cosas no se valen, las hormiguitas hacen tanto por nuestra espacios y para tratarlos mal, y hasta echándoles basura a los lugares donde limpian.

Y es que doña María dijo sentirse orgullosa del trabajo que lleva a cabo, pues mantiene limpia nuestra ciudad, pero además dice que es de orgullo, porque es un trabajo donde ella se mantiene sola.

Tiene muy limpias sus herramientas.

Los gajes del oficio

Pero tal como lo cuenta doña María, hay personas que son muy buenas y que les ayudan al darles un taco o el vaso de agua y eso dice que se agradece mucho luego de un día largo de jalar.

Y es que este es un trabajo pesado, pero con el paso de las horas se realiza y se pasa, porque se hace con amor.

Empezó a trabajar ahí para mantener sola a su hija.

Tal como cuenta doña Mary, las rutas de su trabajo son diferentes diariamente, pero en ocasiones le tocó barrer y recoger la basura del primer cuadro de la ciudad.

Pero le da miedo porque en estas fechas con eso del Covid-19.

La señora nunca se rinde.

La doñita dice que le da miedo la pandemia, pero que Dios es bondadoso y le ha seguido echando ganas, pues destacó que por la mañana hace sus quehaceres del hogar y por la tarde trabaja.

Don`t copy text!