|  

Cuquita levanta muertos con sus jugos de naranja al estilo jalpense

El trabajo es fruto de la herencia de su padre.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

JALPA.- Uno de los puestos más populares de Jalpita La Bella es sin duda el puesto de don Jesús López, quien tiene sus jugos levanta muertos; pero por la contingencia se guardó en su casa y ahora está su hija Cuquita.

María del Refugio López Yáñez, o como la llama de cariño: Cuca, siguió el trabajo de don Chuy, quien desde hace más de 40 años atendió su puesto casi en la esquina de la calle Juárez y la 20 de noviembre.

Su negocio es popular en Jalpa, está en la esquina de la calle Juárez y la 20 de noviembre.

Lo anterior, porque con la pandemia se tuvo que guardar en casa, ya que le tuvo miedo al Covid-19, ya que es un abuelito muy grande.

Fue así que Cuquita se animó a seguir con la herencia de trabajo de don Jesús, tanto así que es uno de los sitios predilectos de los jalpenses para matar el antojo y refrescarse la vida, porque a veces es necesario.

Así pues siguiendo el ejemplo de su padre, Cuca hace lo suyo desde las 6 de la mañana que llega a su esquina, en la que rápidamente comienza a lavar las frutas y verduras para el jugo, porque la limpieza es lo primero.

Pues como decía mi abuela: seremos pobres, pero no cochinos.

Cuca dice que las naranjas ahorita están más dulces.

Así que la comerciante de estos jugos maravillosos empieza a quitarle la mugre a las naranjas, luego a las zanahorias y a los betabeles.

No ocupa gimnasio, aquí se hace brazo

“Hay que partir y exprimir un montón de naranjas para hacer varios litros de jugo y también un buen montón de zanahorias y betabeles para los que les gusta el jugo combinado, ahí se hace brazo.”

“Pues para exprimir las naranjas hay que imprimirlas con fuerza para sacarles hasta la última gota”, nos cuenta Cuca mientras pela y parte la papaya, el melón, el mango, la sandía, la jícama, todo… para atender rápido a los clientes. La jalpense platica que cada fruta tiene su temporada, por ejemplo ahorita que es la de mangos, los que ahorita son como reina de carnaval, saluda a todos y la gente quiere con su chilito y chamoy o mínimo con sal y limón.

Le echa 6 huevos por cada jugo para cargar energías.

Y mientras uno esperan su vasito de fruta, uno ve que los prepara y pues se le hace uno agua la boca. Por lo que es momento de pedir el propio vaso.

Aunque hay otras frutas solicitadas como la papaya, la sandía, el pepino y la jícama, pero la especialidad de la casa son los jugos.

Los suyo, lo suyo son los jugos

Cuca señala que los jugos es lo que más vende, principalmente el de naranja y hoy día “están muy, muy ricas las naranjas, muy dulces y jugosas, por lo que el jugo está riquísimo”, asegura la jalpense.

Además, en su puesto hay también pequeños huevos de codorniz que en ocasiones le piden echarle al jugo, al que por lo regular le pone seis y ayudan a combatir los dolores de cabeza.

Es temporada de mangos, por ello ofrece sus vasos con chamoy y chile.

A decir de los clientes, los huevitos no saben a nada y sino me la cree, pregúntele a los taxistas que van por su vaso con huevos de codorniz, pues les ayuda a reponerse del cansancio cuando se desvelan.

Para Cuca su trabajo es una experiencia extraordinaria, le ayuda a conocer gente y siempre, siempre hay más de una persona que le pregunta por su papá, pues hay quien le manda saludos.

Gajes del oficio: las abejas

Para la jalpense su trabajo tiene efectos colaterales, pues al ser frutas y ser dulces, las abejitas la rondan todos los días y casi siempre, cuando menos, una llega a picarla.

Aunque, ella considera que son gajes del oficio y hay que seguir trabajando, ya que viene diciembre que es su mejor temporada para vender sus jugos y como las ventas no han sido buenas por la pandemia, espera recuperarse en esos tiempos.

Cuquita espera que pronto se pueda volver a la normalidad, incluso señala que desde hace unos días que abrieron las plazas.

Sus ventas han aumentado y espera que así se mantengan.

Finalmente agradeció a todas las personas que día a día les favorecen con su preferencia y visitan su puesto para comprar una fruta, un jugo o simplemente platicar, pues le gusta cambiar comentarios con los clientes.

Así que si gusta de un jugo levanta muertos y mata tristezas, con gusto Cuquita se los sirve y hasta si quiere con huevos de codorniz, ahí después nos dice si en verdad no saben a nada.

Don`t copy text!