Cubrebocas tardan en desintegrarse hasta 400 años - Imagen Zacatecas

  |  

El tiempo - Tutiempo.net



Cubrebocas tardan en desintegrarse hasta 400 años

Una persona utiliza aproximadamente un kilo de cubrebocas cada 2 semanas.

Norma De Luna

   |  8 enero, 2021

El personal médico que enfrenta al Covid-19, es quien más utiliza y desecha cubrebocas. | Foto: Cortesía.

ZACATECAS.- Aunque los cubrebocas ayudan a disminuir el riesgo de contraer Covid-19, es una medida que repercute negativamente para el medio ambiente ya que, tarda hasta 400 años en desintegrarse.

Lo anterior lo confirmó la Biologa Yissel Gómez, quien aseguró que hay efectos negativos tras la pandemia de Covid-19 para todos los seres vivos.

Explicó que un cubrebocas desechable, como el que usa la mayoría de las personas tarda en desintegrarse hasta 400 años.

Tan solo en personas que trabajan en cualquier otra cosa que no tenga que ver con el sistema de salud, utiliza aproximadamente un kilo de cubrebocas cada dos semanas.

Si bien depende de las horas que lo usa o cambia, es un estimado muy cercano a la realidad, puntualizó.

Por otro lado, cualquier persona que labora en un hospital Covid o donde tratan a pacientes Covid utiliza y deshecha mucho más.

“En un día el personal se hace hasta 16 cambios de guantes, cuatro de batas y cuatro cubrebocas”, en todos son desechables, explicó.

¿A dónde van a parar?

Lo preocupante, además del uso, es que las personas no entienden la manera en la que hay que tirarlos y van a dar a los océanos.

“Afectan a diversas especies como peces, medusas y arrecifes de coral, esto mismo pasa con aves, y mamíferos.

De entrada, lo ideal es que la gente no los tire en la calle como si fuera un residuo sólido más, ello provoca la propagación del virus y afecta a muchos organismos.

“Lo ideal es removerlo sujetando los cordones, doblarlo varias veces hacia dentro y depositarlo en un bote de basura con bolsa y tapa”, explicó.

Otra de las recomendaciones es usar cubrebocas de tela que, según la UNAM los de tres capas de poliéster son los más recomendados y tienen una eficacia mayor al 90%.

Aunque tardan en degradarse de tres a cinco años, son los que más protegen a la propagación del Covid-19.

Otra opción son los hechos a base de licra o algodón, estos se degradan en tres o cinco meses, aunque su protección es del 85%.

Comentarios

Don`t copy text!