|  

El tiempo - Tutiempo.net

Abusan de dos menores en refugio de la PGJCDMX

“Ana” llegó a un refugio de la Procuraduría General de Justicia de la ciudad (PGJCDMX), luego de que a su papá lo encarcelaron por violarla. “Lucía” llegó pues su padre la ofrecía como “paga” al dueño del taxi que él manejaba… sin embargo, ahora, en ese lugar, donde debían cuidarlas y protegerlas, las menores denunciaron que fueron atacadas sexualmente.
Las dos acusaron que fueron agredidas por otra adolescente, a una hora en la que estaba presente la directora del refugio, Patricia Cristina Acosta Rivera; la subdirectora de Psicosocial, Berenice Barrande y Herrera y el resto del personal.
Y pese a ello, ninguna de las funcionarias evitó la agresión; ni siquiera se dieron cuenta de ella.
La indagatoria por este ataque sexual ocurrido dentro de las instalaciones especiales de la Procuraduría quedó registrada en la carpeta de investigación CI/FNNA/D/UI-D-1/124/05-2019 de la Fiscalía Central de Niños Niñas y Adolescentes.
ContraRéplica tuvo acceso a los informes del caso, presentados por personal psicológico del Refugio Especializado para Mujeres Niñas y Niños, Víctimas del Delito de Trata de Personas.
En ellos se detalla que el personal del lugar permitió que las tres menores durmieran juntas en una misma habitación, a petición de ellas mismas.
Esto, a pesar de que está prohibido, pues ellas deben ser asignadas conforme a los resultados de valoración y perfil psicológico que les aplica el personal del lugar a su llegada.
▶ Aunado a ello, después se descubrió que “Paola”, la joven que las agredió, en realidad no debía estar ahí.
Y es que no fue víctima de ningún delito, sino que acusó a un hombre de trata de personas, sólo por despecho, pues éste no quiso dejar a su esposa para estar con ella.
Según el reporte, la agresión se registró en mayo pasado dentro del refugio ubicado en la Magdalena Contreras.
“Ana”, “Lucía” y “Paola” (cuyos nombres reales fueron cambiados por su seguridad) se encontraban solas en una habitación. De pronto, Paola les dijo que jugaran a la “gallinita ciega”.
Una de las menores contó que después de jugar un rato “ya no me gustó pues empecé a sentir raro”. Describió que “(Paola) me quería quitar la ropa como parte del juego, pero llegó un momento en que ya me estaba acariciando… pasándome a fuerza…”
En su relato, la menor explicó a detalle la forma en la que sucedió la agresión sexual. Y dijo que estaban todas juntas en la habitación pues “nos habían dado permiso la Licenciada Berenice”.
“Esto pasó en la noche era temprano porque me acuerdo que apenas nos había mandado a acostar y porque todavía se escuchaban las voces de las jefas Paty y Berenice en la oficina de la dirección”, contó la menor.
Se refería a la directora del Refugio, Patricia Acosta y la subdirectora de psicosocial, Berenice Barrandey.
A pesar de que en el refugio se encontraban estas funcionarias, nadie se dio cuenta de lo sucedido.
Fue hasta días después cuando una de las víctimas se lo contó a una de sus consejeras. Entonces ésta decidió llevarlas a presentar la denuncia formal ante el Ministerio Público, de la dependencia que encabeza Ernestina Godoy.
Tras lo ocurrido la subdirectora de psicosocial, fue removida del refugio y enviada a otra área de la Procuraduría; sin embargo, la directora, Patricia Cristina Acosta Rivera, continúa en el cargo.
EL TWEET

ContraReplica