|  

Edición
Impresa

26 de noviembre

26 de noviembre

Nunca sabremos de qué hablaron AMLO y Biden

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Eduardo Ruiz-Healy.

A menos de que algún día se filtre alguna grabación o minuta oficial de la reunión, nunca sabremos de qué tanto hablaron ayer en la Casa Blanca los presidentes Andrés Manuel López Obrador y Joe Biden.

Después de su reunión, ambos participaron junto con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, en la Cumbre de Líderes de América del Norte, la novena desde 2005 y la primera desde 2016.

Pero, no nos engañemos, fue la reunión entre AMLO y Biden la que llamó la atención desde antes de que se efectuara la Cumbre.

Seguramente hablaron sobre la reforma energética que el primero pretende que le apruebe un Congreso en donde los partidos de oposición, humillados por la forma en que MORENA y sus aliados aprobaron el Presupuesto de Egresos 2022, aseguran que nunca se alcanzarán las dos terceras partes de los votos necesarios para aprobarla.

¿Le habrá dicho AMLO a Biden que estaba “apoyando a los corruptos” cuando éste le dijo que la reforma afectará los intereses de las empresas energéticas estadounidenses que ya han invertido en México o de aquellas que quieren participar y competir en el lucrativo mercado energético de nuestro país? ¿Cómo defendió Andrés Manuel su propuesta después de que le recordara Biden que de aprobarse violaría diversas disposiciones del T-MEC que fue negociado con uno de sus representantes presente en las negociaciones? ¿Le explicó el estadounidense al mexicano que la reforma energética afectará no sólo a empresas energéticas sino a miles de personas que trabajan en ellas? ¿Entendió Biden la manera en que AMLO entiende conceptos como soberanía nacional y recursos propiedad de la nación? Y, el mexicano, ¿le solicitó a su contraparte que empresas y trabajadores mexicanos se beneficien de alguna manera del recién aprobado plan de infraestructura?

¿Habrán platicado ambos sobre cómo acabar con la corrupción que hay en ambos países que permite sin mayores problemas el ingreso de enormes cantidades de drogas a Estados Unidos y que a México entren cientos de millones de dólares en billetes de baja denominación que ganan los narcotraficantes y las armas que utilizan las bandas del crimen organizado?¿Qué actitud asumió el presidente de México al enterarse de que antes de su reunión, Biden firmó una ley que permitirá al Departamento de Justicia de su país perseguir donde sea, dentro de nuestro país inclusive, a quienes ataquen a agentes estadounidenses? ¿Afectó esa noticia el ambiente en el lugar de su encuentro?

¿Le habrá explicado Biden a AMLO las dificultades que enfrenta para lograr que en el congreso de su país se aprueben sus iniciativas de ley para regularizar a millones de mexicanos que viven ilegalmente en su país? ¿Habrá entendido el mexicano que, a diferencia de lo que ocurre con los legisladores morenistas, verdes, petistas y pesistas que siguen sus instrucciones al pie de la letra, los demócratas de Biden muchas veces ignoran sus deseos porque obedecen a sus intereses particulares? ¿Comprendió que Biden enfrenta cada día más fuertes presiones de la oposición republicana que le piden que haga algo contundente para frenar ya la entrada de ilegales a EEUU?

Al final de cuentas, deberemos conformarnos con una declaración conjunta que no nos dirá de lo que realmente hablaron.

Don`t copy text!