×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Arterias
Patrimonio Vivo
Alvaro Octavio Lara Huerta 18-03-2015 19:20 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Archivo / Entre el Patrimonio Cultural Inmaterial se incluyen las tradiciones, expresiones heredadas, historia oral, prácticas sociales, ritos, celebraciones, entre otras cosas.
Cuando hablamos de patrimonio cultural es común que el imaginario social sea siempre lo referente a monumentos históricos, objetos o sitios culturales. Debido a la gran cantidad de acciones y esfuerzos por su protección y conservación.

Pero, ¿qué pasa con las personas que lo habitan o lo habitaron? Dando respuesta a esta interrogante nace el enfoque del Patrimonio Cultural Inmaterial como elemento esencial, que reconoce a los habitantes como protagonistas.

En el llamado Patrimonio Vivo se incluyen las tradiciones, expresiones heredadas, historia oral, prácticas sociales, ritos y celebraciones, conocimientos sobre la naturaleza, el universo y las técnicas para la artesanía.

La importancia de este enfoque radica en que por medio del patrimonio vivo se configura el sentimiento de identidad y pertenencia, estableciendo un vínculo entre la historia y el futuro.

Es por eso que de varios años a la fecha se ha incrementado el trabajo para la creación  de acciones que contribuyan al fortalecimiento de la identidad de manera comunitaria, regional, nacional e internacional.

El intercambio de conocimientos sobre el Patrimonio Cultural Inmaterial de las diferentes comunidades propicia el diálogo intercultural y promueve el respeto y la tolerancia.

Este patrimonio tiene también una importancia tanto social, al promover la cohesión entre los individuos y reforzar el tejido comunitario; como económica debido a que proporciona ingresos especialmente en el rubro turístico, pues el turismo cultural depende, en gran medida, del mantenimiento y conservación del patrimonio inmaterial.

En este aspecto, se debe ser extremadamente cuidadosos al no provocar efectos negativos en el Patrimonio Cultural, como un exacerbado turismo masivo que perturbe la cotidianeidad de las comunidades y conviertan a las tradiciones en un espectáculo anquilosado carente de todo sentido sociocultural para los residentes.

Este fenómeno es una práctica recurrente cuando se deja fuera la dimensión antropológica de la cultura en la creación de productos turísticos.

Cada vez existen más programas y acciones de todos los niveles para el apoyo al Patrimonio Vivo, podemos mencionar el gran movimiento internacional de Cultura Viva Comunitaria, que se ha replicado en distintos países con extraordinarios resultados en materia de fomento de tradiciones así como de impacto económico.

La creación de políticas públicas que protejan, fomenten y desarrollen el patrimonio inmaterial garantizan la sostenibilidad y sustentabilidad del ámbito cultural de los Estados.

El trabajo comunitario está alejado de los reflectores y del concepto tradicional de “cultura”, pero indudablemente es el que más necesita apoyo y el que mejores resultados arroja.

*Jefe del Departamento de Arte y Cultura de Zacatecas

Twitter: @mantramexicano