×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Tu Municipio
Morelos, tributo a un héroe nacional
Mario Alberto Menchaca Trejo 13-06-2015 21:39 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Javier Carrillo /
Javier Carrillo / San Antonio de Padua, es el patrono del lugar, desde el siglo 17.
Javier Carrillo / En 1894 se propuso que el lugar fuera llamado Morelos, en honor al héroe nacional.
Javier Carrillo / Se convirtió en municipio en 1871.
El municipio de Morelos se encuentra en la región centro del estado de Zacatecas.

En la época prehispánica existieron en la zona grupos chichimecas, referidos en la crónica de fray Jerónimo de Mendieta del 1 de septiembre de 1554 como naturales “en cueros” que, al ver el arribo de los ibéricos, se escondieron entre la vegetación y las depresiones de los cerros.

La expedición de españoles, encabezada por Juan de Tolosa y Diego de Ibarra, dio al lugar el nombre de Arroyo de los Chupaderos, pues al cruzar el arroyo que surca la población de oriente a poniente, los animales chupaban el agua.

Al no poder establecer comunicación con los indios, se retiraron rumbo a Fresnillo sin fundar asentamiento alguno.

A principios del siglo 17, el alférez Antonio de Figueroa tenía en este lugar un rancho homónimo donde criaba ganado equino y anualmente veneraba a San Antonio de Padua, patrono hasta la actualidad.

Hacia 1675 se le conocía como Rancho del Arroyo de los Chupaderos, propiedad de Francisco Pérez de Aragón. Su heredero, el capitán Benito de Larrañaga, lo administró a partir de 1695, junto con La Hacienda Nueva de San José, aprovechada para el beneficio de plata por azogue.

En el siglo 18, la aristocracia virreinal tuvo en su poder las tierras.

Los principales dueños fueron: Felipe Bartolomé Bravo de Acuña, segundo conde de Santa Rosa; Joseph de Urquiola, primer conde de Santiago de la Laguna y su heredero, José de Rivera Bernárdez, y Fernando de la Campa y Cos, conde de San Mateo.

Otros propietarios fueron Gertrudis Dionicia Sánchez; su viudo, Joseph Santiago Zenteno y Joseph de la Borda.

Para 1781, el lugar era un asentamiento de españoles, mestizos, indios y mulatos.

En 1794 se expandió hacia los terrenos de las haciendas de Muleros y El Maguey con la unión de nuevos ranchos.

75 años después, en 1869, los habitantes de la población consiguieron que el Rancho de Chupaderos fuera erigido Congregación Municipal y en 1894 se propuso ponerle un nuevo nombre, aprobado por el H. Congreso del Estado según el decreto 137, emitido el 20 de febrero de ese año.

Desde entonces se llama Morelos, en honor a José María Morelos y Pavón, héroe de la Independencia de México.

Visita obligada


El monumento a la bandera, cuya primera piedra fue colocada el 24 de febrero de 1963, se compone de tres figuras: Al centro, el águila, y a los costados un militar y un campesino custodian al lábaro patrio. (Javier Carrillo)


El jardín principal está en el centro de la población; fue construido en 1905, entonces era llamado Jardín Porfirio Díaz. Ha sido remodelado y embellecido varias veces; al centro se alza un bello quiosco y en el lado sur existe un busto de Morelos. Es un espacio de convivencia familiar. (Javier Carrillo)


La cueva de Uraga está al noreste de la población. Se trata de cavidades subterráneas que fueron utilizadas como morada por los nativos. En torno a este sitio se ha creado la leyenda de un tesoro encantado. (Javier Carrillo)


Los cerros de La Santa Cruz y la Capilla están al norte y al sur de la población, respectivamente. Ofrecen bellísimas panorámicas. Aquí se celebran las importantes fiestas de la Cruz de Mayo y de la Guadalupana. (Javier Carrillo)

El chorro es un manantial de agua que durante mucho tiempo sirvió para abastecer a la población, actualmente brota débilmente. Es un lugar donde se pueden realizar excursiones y paseos escolares, ya que está circundado por la flora y fauna silvestre de la región. 

Leyenda

Luciano Uraga
La gente cuenta que Luciano Uraga vivió en la segunda mitad del siglo 17, cerca del primer rancho que dio origen a Morelos; fue hijo de terratenientes españoles y por haber quedado huérfano de madre, tenía un comportamiento despiadado.

En la adolescencia asesinó a un niño de brazos arrojándolo a la hoguera, razón por la que fue maldecido. Para evadir el castigo huyó a Pánuco, donde conoció a Ana Victoria Larrañaga, hija del hacendado de El Maguey.

Se convirtió en un bandolero muy temido y buscado por las autoridades de la Nueva Galicia, por eso le fue negada la mano de su enamorada, quien aceptó fugarse con él, quedando en cinta.

Uraga la tenía en su guarida, una cueva donde guardaba un tesoro. Cuando estaba a punto de dar a luz, Lauciano llevó a una partera que reconoció la ruta aún cuando le vendaron los ojos y después del parto informó al hacendado.

Luciano fue rodeado; en la huida, su familia cayó en una mina inundada cumpliéndose la maldición. Él murió de una pedrada en la cabeza. En la cueva permanece el tesoro, accesible solo en años bisiestos para quien adivine una contraseña. De esta leyenda existen otras versiones.

Platillos típicos

Asado de boda: Se prepara con carne de cerdo en trozos, chile mirasol y ancho, chocolate de metate, hiervas de olor y otros condimentos; se sirve tradicionalmente en las fiestas, acompañado de arroz.

Chorizo zacatecano: Contiene carne molida, ajo, chile, laurel, cominos y demás especias. Se consume en diversos platillos, como los frijoles charros, tortas y burritos.

Repostería: En los hogares se preparan pasteles y galletas conocidas como “fruta de horno”,  empanaditas rellenas de mermelada de piña o fresa y bolillitos rellenos de frijoles. También se acostumbra el pan ranchero cocido en horno de leña, sin olvidar el pan dulce.

Durante el año: Se consumen gorditas rellenas de guisados, tortillas de nopal, jocoque, menudo de res todos los domingos y los raspados de frutas.

Edificios históricos


Capilla de la Virgen de Guadalupe
En 1927, sobre el cerro que se ubica al sur de la población, el canónigo Ismael Fernández de los Reyes erigió la primera capilla, destruida por un rayo. Entre 1978 y 1979,  por iniciativa del mismo religioso se construyó la actual, se bendijo y puso en servicio el 9 de septiembre de 1979.


Capilla de San Juan Bautista en Hacienda Nueva
Existe desde finales del siglo 19. Recientemente fue remozada y ampliada, agregándose los cruceros a la nave, un nuevo presbiterio y una cúpula decorada con la escena del bautismo de Cristo. Tiene un atrio amplísimo donde se realiza la morisma.


Templo de San Antonio de Padua
La edificación inició el 13 de junio de 1886, convirtiéndose en vicaría desde 1888 y en parroquia hasta 1955. Conserva en el interior un bello retablo de mármol. La cúpula es obra del arquitecto empírico Dámaso Muñetón y la torre se terminó en 2006.

Ubicación

El personaje

José Guadalupe Trejo de la Cueva (1913-2002): El Padre Lupito, como era conocido, nació en Morelos, Zacatecas. Pasó su infancia y juventud en su tierra natal y en la década de los 30 ingresó al seminario, sufriendo la persecución cristera; recibió el orden sacerdotal en1941.

Estuvo en muchas parroquias de la Diócesis de Zacatecas, donde dejó gratos recuerdos. Se cuentan anécdotas de sus cabalgatas en un burro, invitando a participar en la misa y en el rosario; otras veces andaba en camioneta o simplemente a pie, echando su bendición a todos cuantos transitaban. Fue un sacerdote cercano a la gente; en los últimos años de su vida longeva regresó a Morelos como adscrito de la Parroquia de San Antonio.

Su misa era todos los días a las 7 de la mañana; en las demás celebraciones se dedicaba a confesar y en ocasiones daba la clase de catecismo a los niños, pese a su avanzada edad y enfermedades físicas. 
Falleció a los 88 años de edad, con olor a santidad.

Al centro, El padre Lupito, quien fue muy querido en Morelos por su sencillez  y bendiciones a toda la gente que se topaba en el camino. (Javier Carrillo)

Ciudadanos Ilustres

Julio Escobedo (1884-1956): Violinista y compositor de música clásica y semiclásica. En 1910, ingresó al Conservatorio Nacional. Obtuvo varios premios a nivel nacional. Ocupó el puesto de violín primero en la Orquesta Sinfónica de México y en la Sinfónica Nacional. Perteneció a la Filarmónica de México  y a la Ópera Nacional.

Pedro Trejo  (1843-1928): Político y benefactor. Ayudó a la formación del municipio y ocupó el cargo de presidente municipal en varios periodos. Ayudó económicamente al sostenimiento de la administración pública, promovió la construcción del templo de San Antonio y aportó para la compra de las imágenes.  

Ismael Fernández de los Reyes (1903-1991): Sacerdote.  Nació en la cabecera municipal; tuvo gran influencia en la vida religiosa y social de  Morelos, Valparaíso, Cañitas, Ojocaliente, Mazapil y Zacatecas. Fue canónigo magistral, penitenciario de la Catedral, maestro del Seminario y construyó varios templos en la Diócesis.

Festividades

Una de las celebraciones más importantes del municipio es la fiesta patronal, en la cual todas las capillas y sectores que integran la parroquia ofrecen un solemne trecenario (del 1 al 13 de junio) en honor a San Antonio de Padua, venerado en este lugar desde tiempos remotos.

Todos los días por las tardes procesiones con bandas de guerra, música, danzas de matlachines y carros alegóricos recorren las calles del pueblo, acompañando la imagen peregrina de San Antonio. La gente reza el rosario y entona alabanzas hasta arribar al templo, donde se celebra la eucaristía. También en estas fechas se realiza la visita pastoral y los niños reciben la primera comunión y la confirmación.

En muchos hogares, especialmente en los de quienes solemnizan los días, se acostumbran las reliquias, se invita a los vecinos y amigos a degustar del asado de boda y otros platillos típicos.

Morelos se caracteriza por la generosidad de sus habitantes y las cálidas recepciones que éstos suelen brindar.

El domingo más próximo al 13 de junio, la Archicofradía de San Juan Bautista de Pánuco se reúne en Morelos para “correr morisma” en el cerro de la Capilla de la Virgen de Guadalupe.

Anticipadamente se realiza la misa de tropa y el desfile por las principales vías de la comunidad.
Coincide con esta fiesta la Feria Regional, donde tiene lugar la coronación de la reina, actividades culturales, charreadas y bailes populares.

En torno a la plaza principal se colocan puestos de comida, artesanías y juguetes; también se instalan el tiro al blanco y juegos mecánicos.

No pueden faltar la pólvora durante las mañanas y fuegos artificiales de todos colores al anochecer, iluminando el cielo de este rincón zacatecano.

De manera similar ocurre con la fiesta de la Virgen de Guadalupe, en diciembre.

Entre abril y mayo se celebra la fiesta de la Santa Cruz que se encuentra en la cima de un cerro; el 24 de abril tiene lugar la bajada hacia el pueblo.

La tarde del 2 de mayo, el Madero es trasladado a una casa donde colocan un altar con veladoras. A las 12 de la noche del 3 de mayo rezan la devoción de las cien Avemarías y durante el día las danzas bailan frente a la capilla improvisada.

El 4 de mayo la población se vuelca al lugar para despedir a la Santa Cruz y llevarla nuevamente al cerro, donde permanecerá hasta el siguiente año.

Son dignas de mencionar las fiestas de Hacienda Nueva y Las Pilas, dedicadas a San Juan Bautista y a San José, respectivamente.


También en Morelos se "Corren Morismas" y las tropas desfilan por las principales calles. (Javier Carrillo)




*Con información de José R. Trejo Reyes, cronista de Morelos.