×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Tu Municipio
Miguel Auza, conquista clave
Rigoberto Perales Garay 10-10-2015 19:27 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Archivo / (Cortesía Gerardo Guzmán)
Archivo / En septiembre se lleva a cabo la feria regional. (Cortesía Gerardo Guzmán)
Cortesía / El tradicional quiosco destaca en el jardín principal.
Cortesía / La Plaza Hidalgo, en honor al Padre de la Independencia.
Archivo /
Varias regiones del este de Zacatecas eran el hogar de los indios zacatecos.

La mayor concentración estaba en la del Cañón de la Boquilla, que le da forma a los cerros de la Meza y el Picacho, donde los españoles elevaron una gran cruz de madera, primer signo de cristianización de la región.

Se encuentran también el Berrendo, el Ojo de Agua, el Cerrito la Tranquileña, los cerros y las cuevas de Rosales, el Casa Grande y las Cocinas, región donde habitaban más de 4 mil indígenas.

Hasta ahí llegó el gobernador y capitán general de la Nueva Vizcaya, Francisco de Ibarra, y llevó 500 carneros, 62 mulas cargadas de bastimentos, pólvora, municiones, herrajes, caballos, 30 soldados, criados y esclavos.

Lo acompañaba su hermano Juan, Juan de Tolosa y el fray Juan García, de la orden de San Francisco, relató en los méritos y servicios que enviaba al rey para mantener su grado de autoridad.

En su camino, Francisco de Ibarra y sus huestes encontraron un pequeño grupo de indígenas dentro del ahora municipio Miguel Auza y los bautizaron a todos; al pueblito lo llamó Las Carboneras (hoy Manantial de la Honda).

Al poco caminar se encontró con otro grupo de indígenas, a quienes también bautizaron; al poblado lo llamaron Santa Ana (hoy 20 de Noviembre).

El contingente cruzó el cerro del Alvarado y el gran valle, que al verlo, el capitán llamó Valle de la Magdalena.

Antes de llegar al Cañón de la Boquilla, al gran pueblo que allí se encontraba, Francisco de Ibarra narró que salieron a encontrarlos 400 indios de guerra, todos flecheros y muy bien vistos.

El 29 de septiembre de 1554, día en que se venera a San Miguel Arcángel, el capitán y sus acompañantes llegaron al poblado y lo llamaron San Miguel.

Este lugar se convirtió en un “trampolín” para que el español conquistara y fundara los pueblos del norte.
Fueron los indios de San Miguel quienes hablaron y llevaron a Juan de Tolosa y sus soldados a las minas de San Martín (hoy Sombrerete), mientras que Francisco de Ibarra pernoctaba en San Miguel.

Edificios históricos


Presidencia municipal
Jesús Aguilera y Miranda inició su construcción en 1883. La finalidad fue dar albergue a los poderes municipales, por lo que, sin escatimar esfuerzos, se echó a cuestas la obra, poniendo su propio dinero. La terminó en 1888. (Cortesía de Rigoberto Perales)


Instituto Municipal de Cultura
Edificio construido en 1870 por Julián Martínez, dueño de la Hacienda Juan Pérez. Conserva su estilo ecléctico. Todo el cuerpo de la casa es griego; el patio tiene 12 pilares y 24 medios arcos, que “miran hacia arriba” y en la unión tienen una flor de Liz estilizada. Su estilo es morisco. La fachada central interior es morisco- gótico. (Cortesía de Rigoberto Perales)


Portal Aguilera
No hay datos de su edificación. Se dice que fue obra del conde de Aguilera, de ahí el nombre. En 1915, en este edificio se mantuvo preso al general Benjamín Argumedo. (Cortesía de Rigoberto Perales)


Templo de San Miguel Arcángel
En 1560 inició su construcción como una gran capilla, ubicada de norte a sur donde hoy se encuentran el altar mayor y los altares de la Virgen del Carmen y la del Señor San José. En 1896, Juan B. Sáens Ontiveros lo convierte de tres naves y construye el altar mayor de estilo gótico, dórico y barroco. (Cortesía)


Portal Fernández
Jesús Fernández de Castro, dueño de la Hacienda de San Marcos, fue quien construyó este edificio como casa de descanso. José Calderón Meza, de los últimos dueños, lo convirtió en hotel. (Cortesía)

Ubicación

 

El personaje

Jesús Giacomán Morales: Nació en San Miguel del Mezquital, el 23 de diciembre de 1919. Estudió música con el maestro empírico Eladio Montelongo.

El Chaparro, como era nombrado con afecto, fundó en 1944 la orquesta Carabalí, que fue evolucionando según pasó el tiempo y las modas. A mediados de los 60 le cambió el nombre por Los Gatos Negros.

Hizo varias composiciones musicales, entre las que destaca Vals Margarita, que compuso en honor y recuerdo de su madre.

Además, creó la polka La Feria de San Miguel, obra de la que su hijo José Luis Giacomán García entregó la partitura al director de la Banda Sinfónica del Estado de Zacatecas, Salvador García y Ortega, para que la interpretaran.

Consta de 22 páginas y ahora cuantas veces se presenta en concierto en Miguel Auza o donde haya un ciudadano de este terruño, la agrupación la ejecuta.

Jesús Giacomán Morales falleció el 6 de Julio de 1995.

Ciudadanos ilustres

Antonio Guzmán Aguilera: Nace en San Miguel del Mezquital el 21 de marzo de 1894. Escribe la poesía La chacha Micaila, que Manuel Bernal hace su mejor interpretación.

Escribe también el libreto de la película Águila o sol y el de la serie de películas El águila negra. Muere el 5 de junio de 1955.

San Luis Batiz: El 13 de septiembre de 1870 ve la luz primera en San Miguel del Mezquital. Se ordena sacerdote en 1894, siendo párroco de Chalchihuites. Muere martirizado el 15 de agosto de 1926, por sus méritos por Cristo. Es canonizado santo por Juan Pablo II.

Luz Guzmán Aguilera de Arellano: La escritora nace el 30 de agosto de 1897 en San Miguel del Mezquital. Escribe la novela Cruz, que su hermano Antonio adapta para una película  en 1936, con el título Allá en el Rancho Grande.

En 1938 escribe Amansadores de potros, que en película se llama Bajo el cielo de México. Muere el 25 de abril de 1974.

Visita obligada


Los campos menonitas están a 35 kilómetros de la cabecera. Es un lugar caracterísitico. Hay restaurantes, hoteles, grandes almacenes y fábricas de quesos e implementos agrícolas. (IMAGEN)


Pasea o ejercítate en la Alameda. Un lugar tranquilo y recién remodelado. Tiene pista de tartán. (Cortesía de Rigoberto Perales)


Para el deporte están el Estadio de Beisbol Guadalupano; el de Futbol Guillermo Talamantes y el Lienzo Charro. (Cortesía de Rigoberto Perales)


Asiste al balneario y disfruta de las albercas y chapoteaderos con aguas termales, con asadores para carne o pescado. (Cortesía de Rigoberto Perales)


A la Presa de Santiago se puede ir a pescar o de paseo. Está a 7 kilómetros de la cabecera municipal. (Cortesía de Rigoberto Perales)

Platillos típicos

Macho canelo: Calabaza grande y camote; se parten en raciones, luego se hierven en agua con dulce piloncillo, canela y clavo de olor ya cuando están cocidas en el almíbar.

Se sirven en raciones de cada uno con bastante almíbar y encima se sirve leche. Esto se come en bocadillos o se machaca todo y se come solo o con pan dulce o bolillo.

Asado de boda: Se prepara con carne de cerdo; se parte en trocitos pequeños y se vacía en una cazuela de barro con poca manteca.

La carne se fríe y cuando está se torna doradita.

El chile ancho rojo y seco se medio asa en un comal junto con dientes de ajo; se muele con agua y se agrega a la carne, además de sal, laurel, tomillo, albahaca, chocolate, canela y un clavo de olor. Si es necesario, se le agrega un poco de azúcar.

Leyenda

El caballero blanco
En plena Guerra Cristera, el Gobierno Federal había decretado que ningún pueblo llevaría nombre de santo, pero sí de un héroe de la República para honrarlo.

Fue así que desapareció el nombre de San Miguel del Mezquital y surgió el de Miguel Auza.

Frente al Templo de San Miguel Arcángel se libró un violento combate entre la gente del gobierno y los cristeros de San Miguel.

Cuando la balanza se inclinó a favor de los federales, apareció en el combate un joven de pelo largo y vestido de blanco; empuñaba una espada plateada, montaba un hermoso caballo blanco.

Entonces hizo su grito de guerra: “¿Quién como Dios?”

Cuando más violenta era la lucha, aquel joven, al blandir su espada a diestra y siniestra golpeando a cuanto soldado lo enfrentaba, infundía terror montando tan brioso caballo.

Festividades

El día que más esperan todos los miguelaucenses es el 29 de septiembre para festejar a San Miguel Arcángel, la llegada de los españoles y el bautizo de nuestro pueblo zacateco San Miguel.

Tradicionalmente sigue siendo una feria pueblerina, los juegos mecánicos y las baratas siguen colocándose en la Plaza de Armas.

Además, hay charreadas y jaripeos, carreras pedestres, de bicicleta, el futbol y el béisbol.

No falta el magnífico concierto de arpa de Jesús Salaices Salas, talento local, además de  importantes exposiciones como la de arte sacro en el auditorio parroquial, artesanías y pinturas.

Ya se ha hecho tradicional la asistencia del gobernador Miguel Alonso a la misa oficiada por el arzobispo emérito Héctor González Martínez, de la Diócesis de Durango.

Asimismo, la visita de la Banda Sinfónica del Estado, que al salir de misa toca Las mañanitas y la polka de La Feria de San Miguel.

A la par de la fiesta religiosa, están las celebraciones paganas, así que hay conciertos gratuitos en el Teatro del Pueblo y un baile de gala.

Llegado el día de  Corpus Cristi, en las casas de alrededor de la Plaza de Armas se colocan siete altares.
Una procesión sale del templo principal haciendo paradas en cada uno.

Otra celebración importante es la de San Isidro Labrador.


San Miguel Arcángel es el santo protector del municipio. (Cortesía de Rigoberto Perales)


La pólvora nunca falta. (Cortesía Gerardo Guzmán)